NFL

Packers irían sin sus 3 mejores RBs contra los 49ers

Green Bay sigue a la espera de noticias sobre el estado de salud de Aaron Jones para el juego del jueves.

Jamaal Williams con los Packers
Stacy Revere AFP

Los Green Bay Packers iniciaron la campaña con la firme intención de darle balance a la ofensiva y permitir que Aaron Jones y Jamaal Williams le restaran un poco de presión a Aaron Rodgers. Era un buen plan, uno que funcionaba. El jueves ante San Francisco, sin embargo, podrían no contar siquiera con esa opción.

El equipo anunció el lunes que AJ Dillon, quien inició la temporada como tercer corredor, ingresaba a la lista de reservas por COVID-19 después de contraer el bicho esta semana. La noticia sólo empeoró un día después cuando Green Bay se vio obligado a añadir a Williams a ese listado por los protocolos de rastreo de contacto, manteniéndolo fuera de cualquier actividad con el equipo al menos hasta el sábado.

Eso no sería un problema tan grave si Jones estuviera disponible, y no lo ha estado desde la semana seis. El líder corredor de los Packers no ha jugado en los últimos dos partidos debido a una lesión en la pantorrilla y, de acuerdo con un reporte del martes, Green Bay se torna cada vez más pesimista en que esté listo para el encuentro ante San Francisco.

Incluso si estuviera saludable, Jones ha mostrado una progresiva baja de rendimiento en toda la temporada, después de sumar 234 yardas en sus primeros dos juegos de la temporada, el veterano de cuatro campañas tiene apenas 155 yardas por tierra en sus últimos tres juegos.

Los Packers lograron sobreponerse a la ausencia de Jones ante la endeble defensiva de Houston, pero no fue el caso ante los Vikings, en un juego en el que Rodgers se vio obligado a ir al aire en 41 ocasiones y sus 7.1 yardas por intento fueron la segunda cifra más baja para él en la temporada.

El sol sigue sin asomarse en el horizonte de Green Bay de cara al encuentro ante San Francisco. En caso de que se confirme la ausencia de Jones, Green Bay tendría que echar mano de Tyler Ervin y Dexter Williams, quienes se combinan para un total de apenas 15 acarreos en la NFL.

La falta de profundidad en el backfield no resultaría tan preocupante si no estuviera aunada a los problemas de Green Bay para detener la carrera, en especial de cara al duelo ante un equipo como San Francisco, que depende en buena medida de su ataque terrestre.

Si bien los 49ers tienen sus propios problemas de lesiones ─tal vez incluso más graves que los de los Packers─ Green Bay no puede darse el lujo de perder nuevamente la batalla de tiempo de posesión y dictar el ritmo del encuentro ante un equipo que, en el papel, luce como el remedio perfecto para recuperarse de la sorprendente derrota ante Minnesota.