ELECCIONES USA 2020

Elecciones 2020: ¿Por qué Joe Biden batalla con el voto latino?

Si bien el voto hispano tiende, generalmente, al bando demócrata, la campaña de Joe Biden ha enfrentado problemas para conectar con la minoría más grande en el país.

¿Por qué Joe Biden no tiene asegurado el voto hispano?
BRIAN SNYDER REUTERS

La mayoría de analistas políticos coinciden. Quien quiera ocupar la Casa Blanca deberá ganar el voto latino. La minoría más notoria (y diversa) de los Estados Unidos, con casi 40 millones de personas (32 elegibles para votar, según Open Democracy), es una de las claves para resolver las elecciones presidenciales. Donald Trump y Joe Biden han concentrado sus últimos esfuerzos antes de la jornada del 3 de noviembre en fortalecer su posición en los 'swing states' con alta concentración de población hispana: Arizona, Texas y Florida. Los tres territorios podrían pintarse de rojo o de azul y ello podría determinar, en gran medida, el resultado de la elección. ¿Por qué es tan decisivo este factor? Porque ni Trump es rechazado unáninemente por el electorado latino, ni Biden ha podido galvanizar a la comunidad hispana como otros candidatos de su partido.

De acuerdo a Open Democracy, la comunidad hispana concentra el 13% de los votos nacionales, lo que supone el mayor porcentaje de una minoría en el electorado estadounidense. Según Pew Research Center, 63% de los latinos registrados para emitir su sufragio se identificaron como demócratas en 2019, lo que representa un incremento del 6% respecto a 1994. En las elecciones de 2016, Hillary Clinton cosechó 66% del voto latino total en los 50 estados, contra un 28% de Trump, arrojaron los datos de PRC. Sin embargo, dichas cifras, no obstante representen 'buenas' noticias para el Partido Demócrata, en teoría, no garantizan que Biden goce de óptimos porcentajes de preferencias electorales entre el público hispano para los estándares de los 'azules'.

Un análisis de Harry Enten en CNN, basado en 20 diferentes encuestas, estima que Biden ha perdido 10% del voto latino; aventajaría a Trump en este rubro en solo 28%, contra el 38% con el que Clinton se impuso al actual presidente en 2016. La lucha se concentra, como hemos advertido, en Texas, Florida y Arizona. Una encuesta del New York Times y el Siena College arroja que en el 'Lone Star State' la ventaja de Trump es bastante discutible: 47% vs. 43%. En el estado, históricamente republicano, el voto latino, que en su mayoría es de origen mexicano, será un 'factor X'. De acuerdo a Quinnipiac, Biden ostenta ventaja entre la comunidad hispana texana (51-43), misma que el Dallas Morning News estira hasta 67-20. Los números, no obstante, no le bastarían al exvicepresidente, según las proyecciones, para adjudicarse el segundo estado con mayor número de representantes en el Colegio Electoral.

En Florida, el sufragio de la comunidad latina tiende al lado republicano, derivado de la influencia de la migración cubana. De hecho, el 66% de la población de origen isleña en Estados Unidos radica en el 'Sunshine State'; en 2016, 54% de los elegibles para votar optaron por Trump, lo que acercó al magnate a una decisiva victoria en Florida. La previsión de NBC News/Marist da al actual presidente 50% entre los votantes latinos en la península, por arriba del 46% al que aspira Biden. Como la comunidad hispana en la Unión Americana es tan variopinta y heterogénea, y sus características varían dependiendo de cada estado, incluso de cada condado, los métodos de las casas encuestadoras suelen fallar en representar a cabalidad las auténticas preferencias de un electorado cuyo comportamiento es sumamente complejo.

¿Por qué los latinos tienen reservas con Biden?

En California, un estado de tendencia demócrata por excelencia, Pew Research estima que un 30% de latinos elegirá a Trump. La estadística no pone en peligro las aspiraciones de Biden en un fortín azul (55 votos del Colegio Electoral, la pieza más grande del pastel), pero es ilustrativa de los problemas de la campaña del vicepresidente del periodo Obama para conectar con el electorado de origen hispano. Harry Enten brinda una explicación a ello: las encuestas no reflejan 'la decisión tardía' (un voto indeciso que tiende a favor de uno u otro candidato y se decide en el último momento). CNN reporta que un 10% de latinos duda en manifestar su apoyo a Biden. La forma de incluir esta variable en una adecuada proyección general es estadísticamente imposible. Por ello existen los márgenes de error, los cuales son intrascendentes en un sistema electoral que podría definir al presidente de la nación con un voto de diferencia.

Un artículo de Open Democracy argumenta que la campaña de Biden no ha hecho suficiente hincapié en los temas más importantes para la comunidad hispana: salud, coronavirus y economía. Por el contrario, Bernie Sanders sí pudo construir un mensaje consistente que empatizó con una minoría joven (según MSNBC, 19 es la edad más común entre los latinos en Estados Unidos). Sanders sí les habló directamente; Biden, no. El mismo texto cita un estudio de Houston Public Media que revela que muchos latinos no acuden finalmente a las urnas porque sienten que su voto no tiene ningún peso. A pesar de no hacerse presentes en la jornada electoral, sí son activos políticamente, se informan, pero están lo suficientemente desencantados con el gobierno y el sistema que no creen que las políticas tengan un impacto en sus vidas. "Que Biden baile 'Despacito' y Hillary Clinton diga que siempre carga con una botella de salsa picante en su bolsa no es suficiente", finaliza con sorna el artículo.

El voto 'blanco', posible salvavidas para Biden

Enten matiza que el contendiente demócrata podría compensar la relativa pérdida de confianza del voto latino si se adjudica victorias en estados bisagra en los que la población de este origen no supere el 5%. Michigan, Pensilvania y Wisconsin, territorios eminentemente 'blancos', también serán clave. Y en ellos, Biden lidera las encuestas. Todos cayeron en manos de Trump en 2016. El color podría cambiar. Y es que el exvicepresidente registra muy buenas cifras entre los votantes 'blancos'. Según la disección de CNN, Biden ha recortado la diferencia en este apartado demográfico a solo 4%.