MLB PLAYOFFS

Randy Arozarena empata con Derek Jeter a 22 imparables en postemporada

En octubre de 1996, 'Mr. November', apodo que llegaría en los playoffs de 2001, impuso marca de hits (22) para un novato. El cubano igualó a Jeter en el Juego 2 ante Dodgers.

Randy Arozarena
RONALD MARTINEZ AFP

Randy Arozarena ha sido la sensación para Tampa Bay Rays este octubre. El pelotero, de 25 años, se llevó los honores del MVP de ALCS tras la victoria en siete duelos ante los Astros, rompiendo, además, el récord de cuadrangulares en unos mismos playoffs para un novato. Tal marca, con seis cuadrangulares en la postemporada de 2008, le pertenecía al antesalista Evan Longoria, la figura más destacada en la pelota de la novena de Tampa.

Ahora, Arozarena deja atrás figuras locales y se interna a una lista de la elite del baseball. Con el imparable que conectó en el enfrentamiento ante los Dodgers este miércoles el habenero alcanzó 22 hits en octubr empatando, a su vez, a Derek Jeter, quien sostenía la marca en solitario.

Fue en 1996 cuando Jeter alcanzó la marca, como novato de New York Yankees, y también el año en que se ganó la confianza de sus compañeros y la gerencia. Con esa seguridad que le brindó a terceros, Jeter cimentó su legado desde temprana edad como pieza clave en la alineación de los del Bronx.

Esos mismos playoffs, Jeter se atribuyó cinco imparables en 20 turnos durante la Serie Mundial, en la cual bateó para .250 en los seis encuentros ante Atlanta Braves. A Jeter le tomó 15 encuentros llegar a los 22 imparables, mientras que Arozarena necesitó de 16 duelos.

Arozarena, que le pegó su primer imparable a los Dodgers en el noveno inning ante Jake McGee, tiene un imparable en nueve turnos en su primer Clásico de Otoño.

En el tercer encuentro de la serie, el cubano y los Rays se enfrentarán a Walker Buehler, el lanzador que más seguridad ha brindado a Dave Roberts –desde que tomó el timonel en Los Angeles– en la postemporada.

Disciplina en el plato

Hay habilidades que solo requieren de práctica para perfeccionarse. Una de ellas, en el baseball, es la disciplina en el plato de los peloteros, algo que Arozarena, particularmente, ha desarrollado en tan poco tiempo. Su paciencia en el plato, sin tener siquiera 50 juegos de fase regular de experiencia, es también algo que ha impresionado en la caseta de Tampa.

Estoy impresionado, todos lo estamos, con la disciplina en el plato de Randy. Continúa haciendo buenas decisiones allí, lo cual es muy prometedor para un joven pelotero", reconoció Kevin Cash, su estratega, Adam Berry, de MLB.com.

"No culpo a nadie por ser cuidadoso con él", aludió al par de base por bolas que le regalaron los Dodgers en el Juego 1. Arozarena batea para .167 en Serie Mundial, pero su porcentaje para mantenerse en base es de .444.