WASHINGTON FOOTBALL TEAM

Exporristas acusan ser cosificadas en videos obscenos por parte del Washington Football Team

The Post exhibió contratos de 2008 y 2010, años en que el club produjo videos con desnudez parcial de sus animadoras, con los que mantuvieron a las porristas de WFT apegadas a un código moral.

WFT Cheerleaders
Patrick Semansky AP

Antes de iniciar la temporada, la organización de Washington fue el principal tema de conversación en las mesas de opinión de la NFL, y no precisamente por cuestiones relacionadas directamente al football. The Washington Post reveló la acusación de 15 exempleadas del equipo capitalino en las que señalaron acoso sexual de parte de ejecutivos de alto rango en la organización. Paralelamente vino el cambio de nombre después de más de tres décadas de señalarse la apropiación cultural de parte de nativos estadounidenses.

Este viernes, el diario con sede en Distrito de Columbia reveló testimonios de algunas de las 15 exporristas que pertenecieron al equipo de Dan Snyder en el que se señalan condiciones de explotación laboral, así como comentarios inapropiados por el propietario de la organización.

En 2018, The New York Times reportó que las animadores del club hicieron un viaje hacia Costa Rica en 2013 con la finalidad de una sesión fotográfica para el calendario correspondiente, sin embargo, las exporristas aseguraron al diario que se les pidió obligatoriamente posar con el torso desnudo. Esas imagenes, posteriormente, llegaron a un grupo de hombres selectos: patrocinadores y dueños de palcos.

Después vino otro reporte de The Post en el que, copia en mano, revelaron la producción de videos obscenos de las sesiones fotográficas para los calendarios en traje de baño de 2008 y 2010, en los que, de igual forma, había imagenes con "desnudez parcial". Asimismo, las porristas debían vender 50 de esos calendarios. De lo contrario se les descontaría de su paga a final de año, denunciaron.

"Habría esperado que el equipo, porque nos mantuvieron con estos estándares altos, nos trataran con respeto y bajo los mismos parámetros. En lugar de ello, violaron nuestra confianza con lo que suena como un video de porno suave (soft porn)", dijo al periódico Chasity Evan, exporrista del equipo de Washington que aparece en el video de 2008 junto a otras compañeras. "No lo vi cuando éramos más jóvenes porque amaba lo que hacía. No creo que nos vieran como personas; nos veían como objetos remplazables", añadió.

Un grupo de 12 porristas decidió demandar al equipo, representadas por la firma de las abogadas Lisa Banks y Debra Katz. El despacho busca una "investigación forense independiente" de los videos a la cual el equipo accedió.

"Así como otras compañías y organizaciones, Washington Football Team está examinando sus prácticas y conductas históricas. Tomamos las críticas de nuestro programa de porristas con seriedad y nos mantenemos comprometidos con la revisión de todos los programas exhaustivamente", señala un comunicado del equipo.

Código moral unilateral

“Cada porrista debe comportarse siempre con el debido respeto a las convenciones públicas y morales”, indican los contratos de Washington Football Team a sus porristas a los que accedió The Post, en los cuales se evidenció el código de conducta moral que el club impuso, cuyas políticas impiden vínculos entre porristas y jugadores. A las porristas no se les permitía "salir, socializar, fraternalizar o coquetear" con los jugadores; no obstante, esta medida fue impuesta de manera unilateral a las animadoras: a los jugadores no se limitó a nada de ello, de acuerdo con un exintegrante del FedEx Field.

"Nadie dijo nada a los jugadores sobre a quién hablar. No creo que de ninguna forma haya sido una mala conducta de mi parte", indicó Chris Cooley, tight end del equipo de 2004 a 2012. Dos mujeres perdieron supuestamente su empleo en 2005 por salir con Cooley, añade el medio.

La organización de Washington se encuentra actualmente bajo investigación de la liga para revisón de su cultura laboral durante la administración de Snyder.