MINNESOTA VIKINGS

Cousins y los Vikings reconocen “sentido de urgencia”

La ofensiva de Minnesota atraviesa un decepcionante inicio de temporada y el veterano quarterback busca una solución.

Kirk Cousins
Bobby Ellis AFP

Previo al inicio de temporada, los Vikings figuraban como uno de los equipos protagonistas, con talento suficiente para adentrarse en enero y, tal vez, febrero. Dos semanas más tarde, el camino de Minnesota ha sido todo menos eso.

Una defensiva que perdió a piezas clave en la agencia libre ha sido un problema evidente, colocándose como la penúltima de la liga con 71 puntos en contra luego de dos encuentros. Pero el ataque no ha sido de mucha ayuda tampoco.

El quarterback Kirk Cousins no tiene mucho tiempo para lamentarse.

“Siempre tengo un sentido de urgencia”, declaró Cousins al Minneapolis Star Tribune. “De cara a la semana 1, lo siento. De cara a la semana 2, lo siento y sin duda lo siento ahora rumbo a la semana 3. Realmente nunca se va, pero tampoco aumenta, porque únicamente tienes 16 oportunidades”.

“Todo marzo, abril, mayo, estoy en mi casa entrenando cinco o seis días a la semana por esas 16 oportunidades. El sentido de urgencia está ahí, pero necesitamos producir a ese mismo nivel”.

Tiene razón, incluso si no existiera el sentido de urgencia, la producción ofensiva de los Vikings evidentemente no ha sido constante. Cousins tiene apenas dos pases de touchdown, ambos en el cuarto final de un juego ya definido en la derrota ante los Packers en la semana 1, a cambio de cuatro intercepciones. El ataque terrestre comandado por Dalvin Cook ha hecho poco por ofrecer balance y restarle presión al juego aéreo.

En la derrota de la semana 2, Cousins apenas sumó 113 yardas por aire, lanzó tres intercepciones, fue capturado en tres ocasiones y terminó con un miserable rating de 15.9 puntos, por mucho el más bajo de su carrera. El ataque, cuya única baja relevante de cara a la temporada fue la partida del wide receiver Stefon Diggs en un canje con los Bills, simplemente no ha ejecutado.

“No tengo mucho que añadir sobre el juego del domingo”, declaró. “Como lo sospeché, tenemos que mejorar. Tengo que mejorar. Ahora regresamos al trabajo esta semana, contra un nuevo rival, y el domingo tenemos una oportunidad de quitarnos este amargo sabor de la boca”.

La oportunidad está ahí, pero Cousins y Minnesota tendrán que mejorar, mucho y muy rápido para vencer a unos Titans invictos, confiados y que parecen contar con la ofensiva suficiente para vulnerar a los Vikins y aumentar, en lugar de disminuir, la presión sobre Cousins.