MLB

Mark Canha está arrepentido de no protestar en 2017

El pelotero de los Athletics habló de Bruce Maxwell, quien fue el primer jugador de Grandes Ligas en hincarse durante la ceremonia del himno nacional.

Bruce Maxwell, con Mark Canha atrás, protesta durante el himno nacional
Thearon W. Henderson Getty Images

En la NFL y NBA una cantidad considerable de jugadores alzaron la voz en 2017 durante la ceremonia de himno nacional. No obstante, en Grandes Ligas las protestas fueron más discretas y esto es algo que sigue retumbando en la mente de algunos peloteros.

Este domingo Mark Canha, de los Oakland Athletics, aseguró que hace tres años, cuando el entonces catcher de la organización Bruce Maxwell se convirtió en el primer jugador de MLB en hincarse, quiso apoyarlo, pero no terminó sin el valor suficiente para poner rodilla en tierra.

"Sentí algo parecido a Bruce, pero le doy crédito a él por tener el coraje para hacerlo. Hay muchas razones por las que no me arrodillé. Algunas veces deseo haberlo hecho. Cada parte de mí me decía que debía hacerlo para conectarme a esto, necesitaba mostrar mi apoyo y eso era la importante", aseguró para Yahoo! Sports.

Por otra parte, Canha aseguró que si los jugadores deciden protestar durante la campaña 2020 (que ahora está en manos de Rob Manfred) los apoyará porque están en su derecho, algo que no fue respetado cuando Maxwell lo hizo.

"Absolutamente lo aceptaría. Es un derecho constitucional. Estamos hablando de libertad de expresión, libertad para protestar. Eso es algo que no puede ser desalentado o condenado. Es tu derecho constitucional y tienes derecho de hacerlo. Creo que miraremos a Bruce Maxwell y diremos que todas las críticas que recibió estaban mal", mencionó.

Decepción en Texas

Hace unos días Delino DeShields Jr., patrullero de los Rangers, aseguró que también quiso apoyar la protesta de Maxwell cuando visitó el Coliseo de Oakland y también cuando A's viajaron a Dallas, y se sintió decepcionado por el accionar de los aficionados texanos.

"En Oakland miré allá y sentí que me estaba vendiendo. Me perturbó. Después, cuando fueron a Texas y lo abuchearon por expresarme me enfureció. Todas esas personas para las que jugué abucheaban a mi hermano. No quería jugar. Tuve mucho peso en mis hombros durante un largo tiempo. Nunca sentó bien en mí y sigue sin hacerlo",