MLB

Alex Cora: Robo de señas de Astros no fue cosa de dos

Cora fue despedido por Boston en enero tras darse a conocer su participación en el esquema de robo de señas de Houston, junto con el expelotero Carlos Beltrán.

Estados Unidos
Cora y Hinch
Bob Levey Getty Images

Pasó la primera vuelta del MLB Draft luego de que los Dodgers seleccionaron al serpentinero Bobby Miller (Louisville) y todos los equipos se vieron beneficiados, excepto Houston Astros, quien terminó dicha ronda y también la segunda con las manos vacías. La razón de ello se remonta a una parte del castigo impuesto por el comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred, a la novena texana. Para 2021, también se quedarán sin las primeras dos selecciones.

Sin embargo, la sanción, criticada entre la comunidad de ligamayoristas y de exjugadores, no termina allí. El ex gerente general y el exentrenador de la organización de Houston, Jeff Lunhow y A.J. Hinch, perdieron sus puestos para la temporada de 2020. También corrió la misma suerte Alex Cora, quien entonces fungía como dirigente de la banca de los Astros y fue uno de los dos principales creadores del esquema para hacer trampa, a la par de Carlos Beltrán, exhibió la investigación oficial.

Tras anunciarse el castigo de los Red Sox, por su respectivo escándalo de robo de señas, éste en 2018, llegó la reprimenda para Cora, aunque sólo se determinó que incurrió en una falta en Houston y no en Boston. Desde entonces, el puertorriqueño sólo se pronunció en una ocasión, a través de redes sociales, y comentando la posibilidad de no volver a entrenar nuevamente en su carrera.

Esta tarde, recurrió a la pluma de Marly Rivera para dar a conocer su postura sobre el robo de señas en 2017. Asumió la responsabilidad sobre su rol en el caso, pero, comentó, no sólamente había que voltear hacia él y Beltrán: "Ha existido una narrativa sobre lo que sucedió. Desde la mitad de noviembre hasta que el comisionado anunció los resultados de la investigación de los Red Sox, he leído muchas cosas que son ciertas y muchas otras que no”, dijo a la periodista de ESPN.

“De todo este proceso, si hay una cosa que niego categóricamente y con la cual estoy en desacuerdo es que la gente dentro de la organización de los Astros me esté señalando, particularmente Jeff Lunhow, como si fuera la única mente maestra. El reporte del comisionado cuasi lo explicó, desde su punto de vista, lo que sucedió. Pero [los jugadores de los Astros] han hablado y refutado cualquier acusación donde sea el único responsable", aseveró Cora

Cora siente que él y Beltrán fueron los chivos expiatorios en la pesquisa: "Si hay algo en lo que esté seguro”, reiteró. “Es que no se trató de un acto de dos personas. Fuimos todos. Y déjame ser muy claro que no estoy negando mi responsabilidad, porque todos lo fuimos", acusó.

"Merezco mi suspensión y estoy pagando el precio por mis acciones. No estoy orgulloso de lo que sucedió. Hicimos un error como grupo, el equipo entero [de los Astros]", continuó hablando en primera persona de forma plural. "Lo que ocurrió fue algo de lo que, si le preguntas a cualquiera de los involucrados, nadie está orgulloso. Todos fallamos. Todos. Somos todos responsables. Cualquiera que fue parte del equipo desde mediados de mayo hasta el final de la campaña, somos todos responsables", añadió.

Trofeo popularmente desvalorizado

Asimismo, Cora reconoce que ante los ojos de los aficionados y en la misma comunidad de Grandes Ligas el único gallardete de Serie Mundial de los Astros está manchado: "Entiendo por qué la gente piensa que nuestro campeonato es inválido y eso es nuestra culpa. Entiendo por qué la gente se siente decepcionada, yo mismo lo estoy. En el momento uno no piensa en las consecuencias”, se excusó. “fue algo creció y creció y al final estuvo mal. Cometimos un error y debo pagar por las consecuencias de mis acciones", concluyó.

Si llegara a cancelarse la temporada de 2020, Lunhow, Hinch y Cora tendrían que esperar hasta 2022 para volver a la Gran Carpa. Beltrán, por otro lado, no recibió castigo pero sí inmunidad de la liga, por tratarse de un pelotero, como parte del acuerdo con la MLBPA que permitió a la MLB entrevistar a los jugadores para la investigación. No obstante, los Mets lo destituyeron de su cargo menos de una semana después de hacer oficial su llegada a Queens.