CORONAVIRUS

¿Es cierto que beber alcohol mata al coronavirus?

En plena crisis mundial ocasionada por el exponencial brote de coronavirus, la OMS lanza advertencia sobre beber alcohol para matar el COVID - 19.

¿Es cierto que beber alcohol mata al coronavirus?

En plena crisis sanitaria a nivel mundial debido a la exponencial propagación del coronavirus, la Organización Mundial de la Salud lanza fuerte advertencia sobre el consumo del alcohol como medida para “matar” o terminar con el virus originado en Wuhan, China.

Y es que dicha advertencia llega después de que en países como Irán, Turquía y Perú se comenzara a ingerir alcohol como medida de prevención, causando intoxicaciones masivas al igual que decenas de defunciones; pues beber alcohol no mata al coronavirus como muchos han comenzado a difundir en redes sociales, convirtiéndose en un mito más de la enfermedad. 

En el caso de Irán 200 personas fallecieron al beber alcohol industrial para prevenir contagiarse de coronavirus, mientras que en Turquía la cifra fue de 20 personas fallecidas debido al mismo patrón. Mientras tanto, en Perú decenas de individuos que asistieron al funeral de un paciente con coronavirus ingirieron alcohol adulterado para evitar contagiarse, lo que terminó en intoxicación.

El cuanto a las bebidas alcohólicas, la OMS también lanzó una advertencia, pues el consumo constante de estas durante la pandemia no sirve como medida de prevención, al contrario, compromete el sistema inmunológico, por lo que se recomienda abstenerse o en su defecto, disminuir la ingesta de alcohol durante este período.

Comunicado de la OMS sobre el consumo del alcohol como medida de prevención

Fue a través de una conferencia de prensa que la Organización Mundial de la Salud informó que el alcohol, en ninguna de sus presentaciones, debe verse como medida de prevención para protegerse del coronavirus:

"El miedo y la desinformación han generado el peligroso mito de que consumir alcohol de alta graduación puede matar el Covid-19, lo que no es cierto. El alcohol es una sustancia psicoactiva asociada a desórdenes mentales. La gente en situación de riesgo o con problemas de consumo son muy vulnerables, especialmente cuando están aisladas”, expresó la OMS para advertir sobre el consumo de este durante la pandemia.