TIKITAKAS

Tyson confesó que fumar veneno de sapo lo alejó de las drogas

El exboxeador tuvo un serio problema de drogadicción, mismo que lo llevó a fumar veneno de sapo. Después de eso dejó las drogas.

Estados Unidos
Mike Tyson contó su experiencia al fumar veneno de sapo

Mike Tyson tiene muchas facetas en su vida, desde estrella mundial del boxeo, hasta temas con drogas y el espectáculo, por lo que sus historias siempre serán interesantes y reveladoras. En esta ocasión, el ahora actor y empresario contó cuándo decidió alejarse del camino de las sustancias prohibidas, mismas que destruyeron gran parte de su vida, y buscar retomar el camino que lo llevó a ser un ejemplo para los pequeños.

Mike le contó la historia a Alex Pappadema, cronista de la revista GQ, donde le explicaba en su lanzamiento del podcast ‘Hotboxin’, primer proyecto de Tyson para redimir sus errores, invitó a Gerardo Sandoval (Dr. Gerry), quien le comentó que el fumar sapo era una forma de saltar al corazón de Dios y regresar en 20 minutos, por lo que para el exboxeador fue fácil intentarlo. La sustancia que ingirió fue 5-MeO-DMT, misma que produce una especie muy rara de sapos y es utilizada para ahuyentar a sus depredadores.

“Tienes que verlo desde mi perspectiva. Estoy entrando en esta situación pensando que he visto todo. Había tomado algunas drogas pesadas. Había consumido ácidos antes. Entonces pensé, ‘dame esa cosa, déjame ver esto”, comenzó la narración el ahora actor y empresario.

El renacer

Tras haber puesto al sapo en la pipa y fumar un poco comenzó a sentir la peor sensación en su vida, ya que durante el “viaje” comenzó a preguntarse porque lo había hecho, inclusive dijo que eso fue como morir por consumir esa droga, misma que lo había matado. “Estaba enloqueciendo. ‘No quiero hacer esto más. Quiero que pare’. Demasiado tarde, no pude parar. Pensé, ‘la jodí. Oh mierda, la jodí. ¿Qué estaba tratando de probar? Estoy muerto, se acabó, mi vida se fue. Tomé esta jodida droga y me mató. No hay forma de que pueda sobrevivir a esto”.

Cuando terminó el viaje aseguró que fue como morir y renacer, por lo que cuando se le pasó el efecto del veneno del sapo, Tyson decidió cambiar el rumbo y alejarse de ese tipo de drogas. Actualmente es dueño de un negocio de marihuana.