NFL

La NFL se inclina por eliminar los retos a interferencias

Después de una sola temporada con resultados inconsistentes, la Liga optaría por otra forma de solucionar una falla evidente.

Interferencia de pase NFC Championship Game 2018
Kevin C. Cox Getty Images

Una cosa es encontrar una solución fallida. Un error mucho más grande es apegarse a una decisión equivocada con la esperanza de que, de alguna manera, eventualmente funcione.

La NFL parece resignada a admitir que idea de ofrecerles a los entrenadores la oportunidad de desafiar los cobros y los no cobros de interferencia de pase no es una solución viable y que causa más controversia de la que debía solucionar.

De acuerdo con un reporte de NFL.com, es prácticamente un hecho de que la liga decidirá por no extender la regla de desafíos en interferencia de pase que implementó, con la mejor de las voluntades, el año pasado. Considerando la fuente, es prácticamente un anuncio (semi) oficial.

La medida se adoptó después de un garrafal error de los oficiales durante la Final de la NFC de 2018, cuando el Nickell Robey-Coleman de los Rams cometió una flagrante interferencia sobre el receptor de los Saints Tommylee Lewis en un momento crucial que fue fundamental para que Los Ángeles accediera al Super Bowl.

Después de gritos de indignación, demandas y debates, la NFL optó por unificar el criterio arbitral dándoles a las cebras de corregir errores evidentes. El orgullo pudo más y durante su única temporada en vigor, los refs se negaron en la mayoría de las ocasiones a cambiar sus llamados originales en el campo, creando aún más frustración, indignación y confusión.

Como resultado, la NFL hizo lo correcto olvidándose de querer corregir algo que evidentemente no tiene una solución clara y buscando en otro lado una respuesta a las preguntas creadas por las interferencias de pase y otras llamadas que son a criterio exclusivo de los tipos de blanco y negro.

Una posible solución es la de colocar el famoso “sky judge”, un miembro más de la plantilla de referees en los palcos que tenga acceso en tiempo real a las distintas tomas televisivas y le ofrezca, al mismo tiempo, una nueva perspectiva a sus colegas dentro del emparrillado. Es una opción que aún se analiza y podría recibir el mismo trato experimental que los desafíos del año anterior.

Otra posibilidad es la de alterar por completo las reglas y permitir una línea directa de comunicación entre las oficinas de Park Avenue y las cebras, una decisión sumamente controversial y que pondría en entredicho los lineamientos éticos de la NFL. Pero que podría ser útil en situaciones donde hay mucho en juego.

Sabemos que eso habría evitado, al menos, toda la polémica desatada en el duelo entre Rams y Saints y, por lo tanto, toda la controversia posterior.