CHICAGO BEARS

Foles y Trubisky se disputarán la titularidad de Chicago Bears

La llegada de Foles representa la mayor presión para Trubisky desde su llegada al Soldier Field, luego caer en el intento por entrar a los playoffs en su tercer año.

Foles y Trubisky

Antes de los idus de marzo y del confinamiento por la pandemia de coronavirus (Covid-19), los Bears estaban dispuestos a cambiar hasta el esquema de la ofensiva con tal de mejorar la producción de Mitchell Trubisky y lograr que éste despuntara como se esperaba cuando lo tomaron como la segunda selección global en el reclutamiento de 2017.

Casi un mes después el equipo ha optado por otras alternativas. Tras el fichaje de Nick Foles y la reflexión del encierro, Ryan Pace, gerente general de la organización de Chicago, declaró que el puesto titular del mariscal de campo en el Soldier Field es una carrera abierta.

“Con la añadidura de Nick Foles, es exactamente lo que platicamos desde el inicio: queremos crear competencia. Hemos hablado con ambos jugadores y es una competencia abierta”, afirmó el ejecutivo de los Bears.

Foles llegó oficialmente desde Jacksonville a Chicago esta semana a cambio de una selección de cuarta ronda del próximo reclutamiento universitario.

El Jugador Más Valioso del Super Bowl LII duró apenas un año con los Jaguars tras firmar un contrato de cuatro temporadas y 88 millones de dólares desde la agencia libre. Sin embargo, una lesión en la clavícula y un mejor desempeño del novato Gardner Minshew marginaron a Foles a cuatro aperturas detrás del centro únicamente.

Decepción

Trubisky fue una de las más grandes decepciones este año. Luego de mostrar mejoras en su toma de decisiones para su segundo año como profesional y ser complemento de una defensiva impenetrable, el egresado de North Carolina no se encontró en el mismo ritmo la pasada campaña y bajó su porcentaje de pases lanzados de 66.6% a un 63.2%.

Con relación a la temporada en la que Matt Nagy resultó Entrenador del Año (2018), los resultados para los Bears no cruzaron la línea de lo “aceptable”. De terminar con el banderín de la NFC Norte (12-4), pasaron al tercer lugar de la división en 2019 (8-8), sin boleto para la postemporada.