NFL

Kraft no participaría en las negociaciones por Brady

El futuro deportivo de Tom Brady es incierto y, si ha de permanecer en New England, no sería gracias a la intervención del dueño Robert Kraft.

Tom Brady y Robert Kraft
Maddie Meyer Getty Images

Con cada día que pasa hay un nuevo rumor sobre el futuro de Tom Brady. Y con 10 días restantes antes del inicio formal de la agencia libre, esa tendencia únicamente se intensificará conforme llegue el momento de conocer el destino del pasador de los seis anillos y las 42 primaveras.

El más reciente reporte proveniente de Boston es intrigante, por decir lo menos. NBC Sports señala que las negociaciones reales entre Brady y los Patriots, Bill Belichick en específico, no han comenzado y que cuando quiera que estas comiencen el propietario del equipo Robert Kraft se mantendrá al margen.

La última parte del reporte podría ser un mal presagio para los aficionados de los Patriots que quieren ver a Brady finalizar su ilustre carrera con el único uniforme que ha vestido en la NFL, pues en más de una ocasión Kraft ha fungido como el pegamento que mantiene unida la frágil e inconsistente relación que ha hecho de Belichick y Brady, la dupla más ganadora en la historia de la NFL.

Pero tampoco es algo de sorprenderse, durante su matrimonio de 20 temporadas, Kraft le ha entregado control absoluto de los temas deportivos a la persona que contrató para llevarlos, y esa persona es Belichick. El dueño únicamente ha tenido que intervenir para jugar de pacificador cuando las fricciones entre ambos son evidentes y están a punto de cruzar la línea de lo privado a lo público, o en aquella ocasión en 2017 cuando forzó el cambio de Jimmy Garoppolo a San Francisco.

Fuera de eso, Kraft sabe que Belichick ha sido el responsable del éxito deportivo de la franquicia con nueve apariciones y seis títulos de Super Bowl en 20 años, por lo que sería absurdo alterar una fórmula cuyos resultados están comprobados. Además, considerando la relación prácticamente fraternal entre Kraft y Brady, la intervención del propietario sería más sentimental que cerebral, y eso nunca ha funcionado en ningún negocio.

Belichick, por otro lado, es el tipo pragmático, cerebral y determinado. El tipo al que nunca le ha importado tomar una decisión difícil, primero porque le pagan millones de dólares para hacerlo, y segundo porque de acuerdo a su forma de pensar solo es difícil si no existe una solución. Cuando y si Belichick y Brady se sienten a dialogar, Belichick negociará con la cabeza, no con el corazón, y será él quien decida si Brady es bueno para el futuro a corto, mediano y largo plazo de los Patriots o no. Una vez que tome su decisión, le dejará a Kraft hacer lo que le corresponde, es decir, firmar el cheque por la cantidad que haya negociado.

De todos los reportes que han surgido en torno a Brady, y los que surgirán en los próximos días, el de NBC Sports es intrigante por el simple hecho de que tiene sentido.