Los Angeles Dodgers

Dominio y drama en brillante actuación de Julio Urías

El zurdo de los Dodgers brilló en el centro del diamante en una actuación contrastante entre el drama y el optimismo.

Julio Urías con los Dodgers

Los Angeles Dodgers tienen apuntado al zurdo Julio César Urías como parte de su rotación para la próxima temporada. El mexicano respondió a esa confianza con una actuación dominante la tarde del domingo que dejó un buen sabor de boca a todos, menos a Willie Calhoun y a los Texas Rangers.

En su segunda aparición de la pretemporada, el zurdo trabajó tres innings en blanco en los que permitió apenas un imparable, otorgó una base por bolas y ponchó a tres enemigos ante un orden al bate repleto de titulares en una de las ofensivas más temibles de Grandes Ligas.

La única muestra de descontrol que desplegó el sinaloense fue por demás dramática. Con dos outs y sin hombres en base en la misma primera entrada, Urías golpeó en el rostro a Calhoun con una recta de 95 millas por hora. Los Rangers informaron al finalizar el encuentro que Calhoun sufrió una fractura en la quijada y estará fuera por tiempo indefinido.

Urías ponchó al siguiente enemigo, Joey Gallo. Pero el mexicano dijo al finalizar su actuación que su cabeza no estaba del todo en el encuentro después de los momentos de drama con el pelotazo a Calhoun, su compañero de equipo en sucursales de los Dodgers en 2017.

Realmente la pasé mal, no me sentí cómodo. Nunca había estado en una situación así”, dijo el lanzador al finalizar su actuación.

“Fue en las primeras entradas y quieres establecer la parte de adentro, y cuando te piden que vayas adentro, tienes que lanzar pegado. Desafortunadamente pasó esto”, añadió Urías, quien dijo que le pidió a Rougned Odor el teléfono de Calhoun para estar en contacto con él”.

Fuera del dramático incidente, el resto fue una jornada positiva para Urías, quien no ha permitido carrera limpia en tres innings y dos tercios de actuación, en los que ha otorgado dos imparables, cuatro ponches y dos bases por bolas.

El domingo, permitió su único imparable al primer bateador que enfrentó, Shin-Soo Choo antes de dominar a Elvis Andrus en un rodado para doble matanza. En el tercer inning ponchó a dos enemigos.