MLB

Jim Rice: "Mookie Betts quería quedarse en Boston"

De acuerdo con el integrante del Salón de la Fama y exjugador de los Red Sox, el patrullero derecho deseaba quedarse en Boston pues esa "era su casa".

Mookie Betts
Billie Weiss Getty Images

Los Angeles Dodgers recién adquirieron a dos refuerzos importantes, que los vuelven a convertir en contendientes por el Clásico de Otoño de cara a esta temporada: David Price y Mookie Betts. El último de ellos, MVP con los Red Sox en 2018, planeaba permanecer en Boston.

En entrevista con MLB Network Radio, el pasado miércoles, Jim Rice, expelotero de Boston Red Sox durante las décadas de los setenta y ochenta, mencionó que se puso en contacto con Betts y éste le confesó que Boston es su casa y no quería ir a ningún otro lugar.

"'Me quería quedar pero es un acuerdo de negocios y no hay nada que pueda hacer. Ellos escogieron hacerlo de esa manera y tengo que aceptarlo', y eso es lo que dijo", resumió la conversación con el tres veces ganador del bate de plata.

Traspaso de tres equipos

El canje que envió a Mookie a Los Angeles, donde el claro ganador son los Dodgers, envió a cambio al mexicoamericano Alex Verdugo a Boston y al serpentinero japonés Kenta Maeda a Minneapolis, con los Twins, quienes también se deshicieron de su principal prospecto Brusdal Graterol, pues el venezolano saldrá al montículo del Fenway Park vistiendo el blanco y rojo de los Red Sox.

Según reportes, el cambio entre los tres equipos estuvo cerca de no concretarse, dado que al llegar Graterol a Boston, el lanzador caribeño no habría pasado el reporte médico.

¿Quién fue Jim Rice?

Rice jugó sus 16 años como ligamayorista para Boston desde 1974 hasta 1989. Allí, el originario de Carolina del Sur patrulló el mítico Monstruo Verde de la casa de los Red Sox y también fungió como bateador designado. Por sus esfuerzos en la temporada de 1978, Rice se hizo del MVP, luego de liderar las Mayores en imparables (213), triples (15), cuadrangulares (46), remolcadas (139) y bases totales (406).

En más de década y media con el Fenway Park, Rice acumuló 382 batazos para la calle y 1,451 carreras producidas, además de 2,452 imparables que le valieron para un porcentaje de bateo de .298 de por vida.

Por sus ocho selecciones como All Star y sus dos bates de plata, en 2009 llegó a Cooperstown. "Tenía un tremendo poder, pero también era un excelente bateador que podría batear en la dirección opuesta o al centro. La mayoría de los bataedores de poder tienen hoyos; Jim Rice no tenía grandes hoyos", dijo el relevista Goose Gossage sobre Rice.

Fue "el único pelotero con tres temporadas consecutivas de más de 35 cuadrangulares, 100 producidas y 200 imparables", reza la placa de James Edward Rice en el Olimpo del baseball.