NFL

Exjugador de Saints en la NFL, reconocido con Medalla de Oro

Steve Gleason perteneció a New Orleans Saints por seis temporadas, de 2000 al 2006, donde jugó para los equipos especiales y fue, además, strong safety.

Steve Gleason
Manuel Balce Ceneta AP

Steve Gleason, quien fue safety de New Orleans Saints en la NFL e integrante de los equipos especiales del equipo de Louisiana en siete campañas, recibió la Medalla de Oro otorgada por el Congreso de Estados Unidos, por su trabajo filantrópico sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), misma que se le detectó en 2011.

El exjugador de football dijo sentirse honrado a pesar de no merecerlo y aceptó el premio por "todas aquellas familias que han sido diagnosticadas con ALS, así como cualquiera que batalle para sobreponerse a las inevitables adversidades de la vida".

Ésta es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal, además de causar la pérdida del control moscular. Dicho padecimiento también es conocido como la "enfermedad de Lou Gehrig", en honor al pelotero de New York Yankees a quien se le diagnosticó la enfermedad.

La Medalla de Oro es, junto con la Medalla de la Libertad, el más grande reconocimiento que entrega el gobierno de Estados Unidos a sus ciudadanos, misma que, a su vez, se le da a aquella persona cuya acción o logro tenga un impacto en la historia estadounidense y su cultura.

Gleason no es el primer deportista en recibir dicho galardón. El exsafety se une a los integrantes del Salón de la Fama de Cooperstown, Roberto Clemente y Jackie Robinson, así como al boxeador Joe Louis y el velocista Jesse Owens. También han sido nombrados con la Medalla de Oro los golfistas Byron Nelson, Arnold Palmer y Jack Nicklaus.

Patada de despeje

Gleason es recordado por bloquear una patada de despeje en contra de Atlanta Falcons, cuando los Saints regresaron a su primer juego en New Orleans luego de permanecer un año fuera de Louisiana en sus juegos como locales por las afectaciones del huracán Katrina. Aquella jugada de Gleason, en la que solo había 10 integrantes de los equipos especiales de los Saints, terminó en los primeros puntos que los Saints ponían en la pizarra del Superdome en más de un año.