Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Patriots
22
FIN
28
Texans

NFL

Texans propinan duro traspié a los Patriots

Deshaun Watson y la ofensiva de los Texans tienen una velada inmaculada para enviar a New England al segundo lugar de la AFC.

Deshaun Watson con los Texans
David J. Phillip AP

Cuando se rompe la red de protección de una defensiva impenetrable, los problemas ofensivos de los Patriots de New England se magnifican. Eso fue precisamente lo que sucedió la noche del domingo en Houston.

Deshaun Watson lanzó tres pases de touchdown y atrapó uno más ante la mejor defensiva de la NFL, Tom Brady lució completamente fuera de sintonía en un ataque que semana a semana presenta más preguntas que respuestas y los Houston Texans vencieron sorpresivamente 28-22 a los Patriots para afianzarse en el liderato del Sur de la AFC.

En contraste, con apenas su segunda derrota de la campaña los Patriots cayeron al segundo puesto de la Conferencia Americana detrás de los Baltimore Ravens.

Los Patriots (10-2) se pusieron en ventaja 3-0 en su primera ofensiva y pasaron el resto del encuentro intentando dar alcance a unos Texans (8-4) que hicieron todo bien para ganar por cuarta ocasión en sus últimos cinco compromisos.

Operando detrás de una línea ofensiva que le brindó todas las facilidades posibles, Watson completó 18 de 25 envíos para 234 yardas y pases de anotación de 14 yardas a Duke Johnson, de 13 a Darren Fells y de 35 yardas a Kenny Stills para ponerse al frente 21-3 en el tercer cuarto. Además, el quarterback fue el receptor en un touchdown de seis yardas de manos de DeAndre Hopkins en el último periodo que significó el tiro de gracia para New England.

Los Patriots llegaron al encuentro como la mejor defensiva en puntos admitidos y la mejor contra el pase con apenas cuatro pases de touchdown en contra. Una visita a Houston después, la cifra se incrementó al doble.

En contraste, Brady exhibió desde temprano sus frustraciones al frente de una ofensiva que no ha anotado más de 22 puntos en sus últimos cuatro partidos. El veterano quarterback de New England completó apenas 24 de 47 envíos para 326 yardas con tres touchdowns, dos de ellos con el duelo prácticamente definido, y una intercepción.

La debacle empezó de manera inusual para los Patriots. Bradley Roby se adelantó a un pase de Brady y lo interceptó para dejar a los Texans en inmejorable posición de campo. Tres jugadas después Watson encontró a Johnson para dar inicio a una racha de 21 puntos sin respuesta que sentenció las aspiraciones de New England.

Por su parte, Brady nunca pudo tomar las riendas del ataque. Fue presionado, acosado y asediado. Fue capturado en tres ocasiones y golpeado 12 veces en total. Cuando tuvo tiempo, la mala comunicación con sus receptores fue evidente y únicamente entró en ritmo cuando Houston se lo permitió con el marcador 28-9 a menos de 10 minutos del final.