Competición
  • Amistosos
  • Liga Chilena
Amistosos
Marruecos Marruecos MAR

-

Gabón Gabón GAB

-

Bolivia Bolivia BOL

-

Haití Haití HAI

-

#NFL100

Paul Tagliabue, el Comisionado de la NFL que no era abucheado

En los 17 años de su gestión, la liga firmó los contratos de televisión más grandes de la historia; la NFL se expandió y la marca creció a nivel internacional.

Paul Tagliabue en el Draft de 2003
Ezra Shaw Getty Images

Durante sus 17 años como Comisionado, la NFL se convirtió en el gigante de los deportes en Estados Unidos, estableció a la liga como una marca global con operaciones en mercados extranjeros, la expandió y le dio los contratos de televisión más grandes en la historia.

Entonces, ¿por qué Paul Tagliabue no está en el Salón de la Fama?

Paul John Tagliabue (24 de noviembre de 1940, Jersey City, New Jersey) se convirtió en el séptimo director ejecutivo de la NFL el 26 de octubre de 1989, cuando fue elegido para tomar el lugar del comisionado Pete Rozelle después de tres de reuniones en Cleveland.

De hecho, se requirieron 12 votaciones para elegir a Tagliabue. Dos de ellas fueron en Chicago el 6 de julio, y cuatro en Dallas en octubre. En la duodécima, Tagliabue recibió más de los 19 votos necesarios de entre los 27 equipos presentes.

La transición del comisionado Rozelle a Tagliabue tuvo lugar el mediodía del domingo 5 de noviembre de 1989.

Tagliabue trabajó sobre los cimientos que le dejó Rozelle e hizo detonar una bomba mediática a nivel mundial.

Unos meses después de ser elegido Comisionado, en la reunión de dueños en marzo de 1990, Tagliabue y el presidente del Comité de Radiodifusión, Art Modell, anunciaron un nuevo acuerdo televisivo por cuatro años y 3,600 millones de dólares, en ese momento el más grande en la historia de la televisión.

En esa misma reunión, Tagliabue anunció la formación de un Comité de Expansión y Realineamiento. Así fue como se incorporaron a la liga los Jacksonville Jaguars y los Carolina Panthers, que comenzaron a jugar en la temporada de 1995.

En 1991, en busca de una mayor proyección a nivel internacional, la NFL anunció la creación de WLAF, una Liga Mundial (más tarde la NFL Europa) que fue la primera en operar semanalmente en dos continentes.

La paz laboral es otro sello distintivo de la administración de Tagliabue. En 1993, la NFL y la Asociación de Jugadores firmaron un contrato colectivo de siete años que garantizaba más de mil millones de dólares en beneficios de pensión, salud y post carrera para jugadores en activo y retirados, el plan de beneficios más generoso de los deportes profesionales. Fue el primero de dos acuerdos laborales a largo plazo con los jugadores durante el mandato de Tagliabue.

En su gestión, la NFL vio nacer una veintena de nuevos estadios; creó una red de internet en toda la liga y un servicio de televisión basada en suscriptores, mejor conocido como Sunday Ticket. En total, los contratos de TV alcanzaron los 25 mil millones de dólares, los más altos en la historia del entretenimiento en Estados Unidos.

Antes de convertirse en el CEO de la liga, Tagliabue representó a la NFL como abogado en Covington & Burling, un bufete de abogados de Washington, D.C.

En 2001, el Sports Business Daily nombró a Tagliabue el “Industrial Deportivo” del 2000.

El 20 de marzo de 2006, el comisionado Tagliabue anunció su decisión de retirarse a fines de julio.

Roger Goodell se convirtió en el octavo director ejecutivo de la NFL el 8 de agosto, cuando fue elegido para suceder a Paul Tagliabue como comisionado por votación unánime de los clubes en una reunión de tres días en Chicago.

A diferencia de Goodell, Tagliabue siempre contó con la simpatía de la afición.

Gracias a Paul Tagliabue, hoy la NFL no es solo sinónimo de éxito y buena organización, sino el estándar al cual aspiran todas las ligas deportivas del mundo.

Ahora que se anunció que en 2020 habrá hasta 20 nuevos miembros en Canton, el Comité del Salón de la Fama no puede volver a equivocarse y debe entronizar al hombre que puso a la NFL en los cuernos de la luna.