Competición
  • Amistosos
Amistosos
Panamá Panamá PAN

-

EAU EAU EAU

-

Montenegro Montenegro MON

-

Bielorrusia Bielorrusia BLR

-

Panamá Panamá PAN

-

Bolivia Bolivia BOL

-

Perú Perú PER

-

Chile Chile CHI

-

#NFL100

Wellington Mara: Un gigante entre los Giants

Miembro del Salón de la Fama y el segundo entre las tres generaciones de su familia que ha estado al frente de los Giants, Mara dejó zapatos difíciles de llenar.

Wellington Mara en ceremonia de inducción al Salón de la Fama
Phil Long AP

Cuando se dice que Wellington Mara manejaba a los New York Giants como una empresa familiar, es en sentido literal y figurado.

El segundo de las tres generaciones de Mara que han estado al frente del equipo desde que el patriarca Tim fundó la franquicia tras un cuantioso pago de 500 dólares en 1925, Wellington alcanzó el dulce sabor de la gloria y probó el amargo fracaso durante sus 68 años como parte de la organización. Pero lo hizo siempre apegándose a un mantra: la familia.

“Los domingos para mí son lo mismo ahorita que el primer domingo”, dijo Wellington Mara unos años antes de fallecer en 2005 tras una larga batalla contra el cáncer. “Siempre pensé en los domingos como una reunión familiar”.

Y no mentía. Pueden preguntarle a Tiki Barber, a quien pidió ver en su lecho de muerte. O pueden preguntarle a Lawrence Taylor, a quien ayudó a recuperarse de su adicción a las drogas. “Probablemente me cuidó más como persona de lo que tenía que hacerlo”, dijo en su discurso de entronización al Salón de la Fama.

Pero el mejor ejemplo viene, desde luego, de la familia.

“En el viejo estadio, siempre me sentaba frente a él”, dijo su hijo John Mara. “Recuerdo un juego en el que yo estaba muy enojado con cierto jugador, cuyo nombre permanecerá anónimo. Me levanté del asiento y pregunté: ‘¿Qué diablos está haciendo en el campo?’

“Sentí una mano al lado del cuello que me empujaba de nuevo hacia el asiento”, continuó el actual dueño de los Giants al hablar sobre su padre, Wellington. “’Está haciendo lo mejor que puede’ me dijo. Esa es una de sus mejores lecciones”.

Pero el legado de Wellington Mara va más allá de su calidad humana. De hecho, se puede decir que fue Mara fue fundamental para catapultar a la NFL hacia la cima del deporte profesional en Estados Unidos.

Junto con los Halas-McCaskill y los Rooney, los Mara son una de tres familias que han tenido a sus respectivas franquicias desde su fundación. Pero fue Wellington Mara el que ayudó a posicionar a la NFL en la cima del éxito.

Lo hizo con una medida impopular en su momento, innecesaria para sus propios intereses y que, a corto plazo, le valió a su equipo un largo periodo de sinsabores.

A pesar de tener sede en el mayor mercado de Estados Unidos, y de estar ahí en medio de un periodo de seis apariciones en el juego de campeonato en ocho años, Mara fue el principal cabildero del reparto de ingresos, que le permitió a los mercados de menor tamaño mayores oportunidades competitivas.

“Creo que siempre pensó que para tener una liga sólida, todos los equipos deberían tener una oportunidad justa de competir y tener los suficientes ingresos para hacerlo”, contó John sobre la decisión de su padre.

Eso fortaleció a la NFL hasta convertirla en la fábrica de millones de dólares que es hoy en día. Pero a los Giants les valió una racha de 17 años consecutivos sin una aparición en postemporada. Si le preguntaran a Wellington Mara sobre su decisión, seguramente dirá que valió la pena.

A la fecha, los Mara permanecen como uno de los apellidos más influyentes dentro de las decisiones de la liga ─John ha sido parte del Comité de Competencia durante los últimos 15 años─ y aunque el nombre de Wellington ya no se menciona con tanta frecuencia, la liga le rinde un sutil tributo semana a semana, juego a juego y jugada tras jugada.

Apodado “Duke” por su padre en honor al Duque de Wellington, a quien Tim Mara solía llamar “El más peleador entre los irlandeses”. El sobrenombre lo acompañó durante sus 89 años de vida y más allá. Si el nombre de “Duke” les suena familiar, tal vez lo hayan visto grabado debajo en todos los balones oficiales de la liga.