Super Bowl LIII

¿Por qué se juega el Super Bowl a principios de febrero?

Evento previo al Super Bowl LIII

LARRY W. SMITH

EFE

Al inicio de la historia de la NFL modera, el Super Bowl solía disputarse en enero, pero conforme pasó el tiempo se eligió el primer domingo de febrero.

El 15 de enero de 1967, en el terreno del Los Angeles Memorial Coliseum, la NFL como la conocemos comenzó su andar. Ese día, los Packers superaron a los Chiefs en el Super Bowl I.

Cincuenta y dos años después se celebrará el Super Bowl LIII. Sin embargo, a comparación del duelo de hace más de medio siglo, en esta ocasión el juego se efectuará el próximo 3 de febrero. Pero, ¿por qué se cambió la fecha?

La expansión de la liga

En 1966, la AFL y la NFL ─que eventualmente evolucionaron a las actuales AFC y NFC─ contaban con 24 equipos en total. Desde la campaña 2002, la liga cuenta con 32 equipos, lo que se tradujo en un calendario más largo.

Además, desde los noventa ─década en la que llegaron Panthers, Jaguars y Ravens─, se introdujo una semana extra que dio descanso a los integrantes de la NFL, alargando aún más la programación. Incluso con estas modificaciones, hasta la campaña 2000, el Super Bowl se llevaba a cabo en enero.

El primer caso de un Super Bowl en el segundo mes del año fue en 2002, cuando los Patriots dieron la campanada al vencer a los Rams. Esa temporada se caracterizó porque los atentandos del 11 de septiembre tuvieron lugar en la 'Gran Manzana', lo cual modificó la planeación de la NFL. Por lo anterior, el 'Súper Domingo' tuvo lugar el 3 de febrero.

Para 2003, el Super Tazón volvió a jugarse en enero. No obstante, a partir de la temporada del Super Bowl XXXVIII, la liga estableció el primer domingo de febrero como la fecha definitiva.

Los ratings televisivos

Otro factor que ayudó que la liga estableciera el actual calendario es el Labor Day, una festividad que se celebra el primer lunes de septiembre. La oficina del Comisionado detectó que al ser un día feriado, los audiencias de televisión eran menores.

Para saciar a los aficionados que esperaban ansiosos por un ayudo de dos semanas para poder observar el Juego de Campeonato de la NFL, desde 2010 Roger Goodell decidió que el Pro Bowl se jugaría en el fin de semana disponible, lo cual favorecería a un evento que no gozaba de los mejores puntajes de rating.