Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
LaLiga Santander
Premier League
Bundesliga
Liga Ascenso MX Apertura
Universidad de Colima Universidad de Colima UCO

-

Atlante Atlante ATE

-

Dorados Dorados SIN

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Tampico Tampico TAM

-

Leones Leones LEO

-

Venados Venados VEN

-

Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Liga Mexicana - Apertura
Liga Portuguesa
Ligue 1
Serie A

Picks Juegos de Campeonato

Llegó la hora: Los pronósticos para las finales de Conferencia

Las cuatro ofensivas más productivas de la temporada regular se mantienen con vida y solo necesitan otro triunfo para llegar al Super Bowl.
Antonio Brown a Mayock: voy a golpearte la cara, múltame

Jared Goff y Tom Brady
Sean M. Haffey/Adam Glanzman AFP

Llevamos tanto tiempo escuchando hablar de la maldita “Liga del Quarterback” que poco a poco se nos metió en el sistema.

Cuando pensamos en equipos, ya no lo hacemos ─en buena medida─ pensando en sus virtudes colectivas, sino en la persona encargada de lanzar la piedra. Nos han vendido estos playoffs como los de Patrick Mahomes y Jared Goff, los jóvenes que pretenden arrancarle la estafeta a los cuarentones de Drew Brees y Tom Brady, quienes luchan por aferrarse al status quo.

Obviamente tener a esos cuatro en cualquier equipo y circunstancia es más útil que una navaja suiza. El hecho de que estén al frente de los cuatro ataques más productivos de la liga tampoco estorba. Pero eso no lo es todo.

Salvo los Patriots, ninguno de los demás hizo gala de un ataque de alto octanaje. Avanzaron porque sus defensivas les dieron rendimientos extraordinarios. Nueva Orleans solo anotó 20 puntos o menos tres veces en la temporada, perdió dos de esos duelos. Los Rams solo tuvieron 30 puntos o menos dos veces como locales en campaña regular, y perdieron uno de esos partidos. Y Kansas City, oh Kansas City, eligió el mejor momento posible para su tercer juego de todo el año con 14 o menos puntos admitidos.

¿Saben que otra cosa en común tienen estos cuatro? Kansas City corrió para 180 yardas ante los Colts (su segunda cifra más alta de la temporada); los Rams ganaron 273 yardas terrestres ante Dallas (su mejor actuación del año); los Saints corrieron para 137 a pesar de estar en desventaja buena parte del juego; y los Pats ganaron 155 yardas por la vía terrestre.

Correr el balón aún importa. Incluso en la “liga del quarterback”. ¿Qué tanto pesará eso en el mejor domingo del año?

Vayamos a los picks.

Rams en New Orleans (-3.5)

Sean McVay mostró una maduración increíble la semana pasada, resistiéndose a dejar volar el balón y apegándose al librito. Correr el balón, golpear en la boca a una de las mejores defensivas de la liga. El truco le resultó.

¿Se atreverá a repetirlo en contra de la segunda mejor defensiva contra la carrera de la NFL? Yo diría que vale la pena intentarlo, si las circunstancias del juego se lo permiten.

New Orleans presume tan buen rendimiento contra la carrera por una simple razón, porque su ofensiva por lo general dicta el ritmo del encuentro, los ataques rivales se ven obligados a mantener el paso de Drew Brees y tres yarditas a la vez no los van a llevar muy lejos. Los rivales ponen a sus running backs en la perrera y optan por algo más vertical.

Eso sucedió en el duelo entre ambos en la semana nueve, un tiroteo como los que Dios manda y un triunfo de los Saints 45-35 que tal vez le haya enseñado a McVay que intercambiar trompadas en el centro del cuadrilátero con Brees y compañía no es una buena idea.

Solo hay un detalle. Una cosa es pretender establecer el ataque terrestre y otra muy distinta es lograrlo. Los Saints han frenado a los corredores rivales incluso en juegos de pocos puntos: 21-18 ante Browns, 93 yardas por tierra; 24-23 ante Ravens, 77 yardas por tierra; y tal vez la cereza en el pastel: 10-13 ante los Cowboys y 99 yardas terrestres. No es un espejismo, New Orleans puede poner el juego sobre los hombros de Jared Goff.

Ahí es donde se pone divertido. Los Rams no son la misma ofensiva explosiva desde la lesión de Cooper Kupp. Si Nueva Orleans logra frenar los primeros embates, y la historia dice que lo harán, solo es cuestión de tiempo hasta que el play-action deje de funcionar, entonces Los Ángeles se quedaría sin nada. Todo eso mientras su defensiva intenta frenar a un Brees que tuvo rating de 137 ante ellos.

Buena suerte. PICK Saints 32-27 Rams

Patriots en Kansas City (-3):

A riesgo de convertirme en una figura sumamente impopular, algo que me tiene sin dormir, el juego del domingo en Arrowhead tiene poco que ver con Tom Brady y mucho con lo que hagan otras figuras a su alrededor. Al final del día, Mark Sanchez tiene más triunfos como visitante en playoffs que Tom. Es gracioso porque es verídico.

Claro, Brady es el símbolo de estos Patriots y la semana pasada demostró con una actuación de 343 yardas que sigue envejeciendo en años de perro. Pero no todos los juegos son iguales y si New England va a avanzar a su enésimo Super Bowl, tendrán que hacerlo con otra fórmula.

La vieja confiable de los Pats. Control de tiempo y balón, ofensivas largas y contundentes y obligar al ataque rival a ejecutar con la misma precisión que Brady y compañía, una tarea que ha demostrado ser particularmente complicada.

Con un clima que podría alcanzar los -18 Celsius con una onda ártica, pasar el balón se convierte en una tarea difícil, y especialmente titánica cuando se tienen 93 años. Los factores climáticos, y la figura que está en frente, un chamaco de 5,000 yardas y 50 touchdowns, te obligan a establecer primero el ataque terrestre.

New England lo sabe hacer muy bien y promedió 164.2 yardas por juego en sus últimos cinco de campaña regular y va contra la defensiva 27 contra la carrera en toda la liga. Tal vez esa es su única posibilidad de frenar a Patrick Mahomes.

Los Chiefs no tienen ese problema. Se saben un equipo pasador y sus rivales saben que van a pasar. Eso no los ha hecho más fáciles de detener. El clima podría no ser un factor para un Mahomes de 23 años. ¿Se acuerdan cuando tenían esa edad? Yo sí, y te sentías a prueba de balas. Con un ataque que promete mantenerse vertical, los Chiefs podrían obligar a Bill Belichick a jugar su juego y no al revés.

Para que eso funcione, Andy Reid debe apegarse a la regla básica y fundamental del football: No inventes football. Cuando se tiene enfrente a la mayor dinastía en la historia del Super Bowl, es muy fácil caer en la tentación de jugar 4tos downs y hacer engaños innecesarios, hipnotizados por el canto de las sirenas de dar un golpe de autoridad.

Los Chiefs no lo necesitan. No en casa, donde han ganado sus últimos tres enfrentamientos ante New England. No ante un equipo al que le han anotado al menos 40 puntos en tres de sus últimos cuatro puntos. No cuando la presión debe estar en los Patriots por mantener el paso y no en los Chiefs por conservarlo.

La historia dice que es absurdo ir contra New England en playoffs. Pero también dice que tienen más de una década sin ganar fuera de Foxboro en enero, y Arrowhead no es ningún flan.

PICK: Chiefs 37-30 Patriots

LA APUESTA DE DeTOCHO

Saints -3.5

Chiefs -3

Ronda divisional: 1-3

Playoffs: 5-3

Temporada regular: 170-85

Total: 175-88

Carrera de Picks: DeTocho: 211-88 Ivan: 206-94