Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • Serie A

HOUSTON ASTROS

Traspaso de Osuna a Astros levanta una tormenta de críticas

Traspaso de Osuna a Astros levanta una tormenta de críticas

Jim Mone

AP

El relevista mexicano no ha lanzado desde mayo debido a una suspensión por violencia doméstica.

Estados Unidos

¿Cuándo está bien recibir una segunda oportunidad? Si tu nombre es Roberto Osuna y te dedicas a cerrar juegos de béisbol de manera más que eficiente, al parecer, la respuesta es nunca.

O al menos es lo que piensan muchos medios en Estados Unidos.

El pitcher mexicano de 23 años fue cambiado el lunes de Toronto Blue Jays a los campeones Houston Astros en un movimiento que ha levantado polémicas y críticas. Diversos periodistas de medios como Yahoo Sports, ESPN y USA Today han expresado su descontento con el movimiento, tanto por el hecho de que Osuna está por volver de una suspensión de 75 juegos por violar la política de violencia doméstica de Grandes Ligas, como por llegar a un equipo que pregona una “tolerancia cero” a ese tipo de infracciones.

Acusan una clara hipocresía de parte de los Astros, que ya pasaron por esta situación en marzo pasado, cundo salió a la luz un video en donde el prospecto Danry Vásquez golpea brutalmente a su novia en 2016. El escándalo provocó que Houston, por medio de su gerente Jeff Luhnow, se deslindara del pelotero e hiciera su declaración de “tolerancia cero”, que meses después ha vuelto a morderlo en el trasero.

¿Cómo se puede tener “tolerancia cero” e ir en busca de un jugador que está castigado, y por ir a un juicio penal, por violencia doméstica?

Sin duda suena a un caso típico de doble moral. Y donde nadie está exento de culpa. Tampoco esos mismos medios que hoy arremeten contra Osuna con justa razón pero celebran a Aroldis Chapman, quien estuvo castigado 30 juegos por un caso similar, en donde incluso sacó una pistola frente a su novia.

Culpables son todos

Osuna en primer lugar, independientemente de lo que se falle en un tribunal de Toronto, los reportes son aterradores y se colocó en una situación en la que solo podía perder. Y lo está haciendo.

En segundo lugar, Luhnow, quien decidió integrar a un jugador con el bagaje del mexicano a un dugout perfectamente bien integrado y en donde incluso uno de sus líderes, Justin Verlander, se expresó con dureza tras el caso de Vásquez.

Al anunciar el traspaso, Luhnow dijo que el sinaloense “está arrepentido, ha asumido voluntariamente todas las consecuencias relacionadas con su conducta anterior, se ha involucrado de manera activa en programas para aconsejarlo y cumplirá cabalmente con nuestra política de tolerancia cero a los abusos de cualquier tipo”.

Sería absurdo decir lo contrario. Acaba de adquirir a un lanzador que seguramente será recibido con recelo en el vestidor y que debe hacer más que los demás por ganarse siquiera un ápice de confianza de sus compañeros. La declaración también sirve para acallar todas las críticas y señalamientos de hipocresía que no fueron pocos de los medios de comunicación.

Ahora, hay quienes están esperando un pronunciamiento de Osuna. Pueden seguir esperando, porque cualquier declaración o muestra de arrepentimiento sería una admisión de culpa en un caso penal abierto en el cual, por cierto, planea declararse inocente. No puede hacer más de lo que ya hizo tácitamente al aceptar la sanción de Grandes Ligas y completar todos sus programas y terapias.

Osuna, en tanto, solo puede lanzar y esperar que, como con Chapman, cada strike y cada salvamento escondan cada vez más el episodio en la memoria de todos.

0 Comentarios

Normas Mostrar