MLB

Las cinco rivalidades más añejas de las Grandes Ligas

Los más grandes enfrentamientos de Las Mayores podrán encontrarlos aquí con un poco de su historia para poder entender cómo llegaron a odiarse al día de hoy.
José Urquidy hace historia al abrir Juego 4 de la Serie Mundial

Puede ser que el baseball no sea un deporte de contacto minuto a minuto como lo puede ser el futbol y el básquetbol, pero eso no significa que el diamante no se caliente como en cualquier otra disciplina. A lo largo de la historia los enfrentamientos han sido tan fuertes que llegan a oídos hasta de los que no son aficionados al "Rey de los Deportes".

En AS te presentamos las cinco rivalidades más destacadas de las Ligas Mayores de las cuales sobresale un clásico como el New York Yankees contra los Boston Red Sox.

Philadelphia Phillies vs. New York Mets

Mets y Phillies han tenido, en más de 40 años, una de las rivalidades más encendidas de la Gran Carpa desde que la franquicia de Queens se afilió a la MLB en 1962.

Uno de los sucesos más importantes que crearon este poderoso choque fue el juego perfecto hecho por Jim Bunnings en 1964, el primero en la historia para los Phillies. Los Mets se quitaron esa espina cinco años después con la World Series que les reconoció el mote de Miracle Mets.

Como todo clásico, las peleas en esta no se han quedado a un lado y vale recordar los conatos de bronca provocados por Roger McDowell y Gregg Jeffries o la vez de la pelea entre Doc Gooden y Darren Daulton.

New York Mets vs. New York Yankees

La Subway Series puede ser que no sea tan relevante por su historia, pero sabemos lo importante que es conocer quién es el mejor de la zona o ciudad en cualquier deporte. Antes de empezar a enfrentarse en 1997 de manera oficial, las dos franquicias llegaron a compartir el Shea Stadium durante una temporada.

Uno de los caso más icónicos de esta rivalidad fue cuando las dos novenas se enfrentaron en la Serie Mundial del año 2000 que vio grandes discusiones desde el juego dos entre Roger Clemens y Mike Piazza que se odiaban a muerte. El dominio de New York lo tienen los Yankees con 27 títulos de campeonato mundial contra dos de los Mets.

Chicago Cubs vs. St. Louis Cardinals

Todo comenzó en 1892 desde que los Cardinals llegaron a la MLB para ponerle nombre al clásico de la "Route 66". Esta rivalidad no ha quedado solo en en el césped y el montículo, sino que los aficionados han sido también clave en el crecimiento de este enfrentamiento que tiene a cada grupo de seguiodres a 300 millas de distancia entre ellos.

Uno de los recuerdos más dominantes de estas series son los dos home runs tardíos de Ryne Sandberg que le dieron a los Cubs uno de los mayores regresos de la historia ante los Cardinals. Los de St. Louis se quitaron esto de encima con 11 títulos conseguidos durante los 108 años que los Cubs no pudieron hacerlo.

Los Angeles Dodgers vs. San Francisco Giants

Todo comenzó en su natal New York, pero la serie cambió al estado de California y la intensidad siguió en aumento. La fiereza de esta rivalidad ha sido tan fuerte que ha habido actos de violencia fatales por hostilidad entre fanáticos.

Momentos memorables han existido como el "Shot Heard 'Round the World" el cual fue un vuelacercas de Bobby Thomson que llevó a los Giants a la Serie Mundial tras vencer en esa ocasión a los Brooklyn Dodgers. Uno de los momentos más especiales para la afición dodger fue cuando Jackie Robinson prefirió retirarse antes de jugar con los Giants en 1956 cuando fue traspasado por los angelinos.

New York Yankees vs. Boston Red Sox

Esta legendaria revancha data de 1919 cuando los Red Sox cayeron en un problema financiero que les obligó a vender a su estrella, Babe Ruth. Ruth terminó en los Yankees por una cantidad de 150 mil dólares.

Desde entonces tenemos hechos como el home run ganador de Aaron Boon en la ALCS de 2003, la pelea entre Pedro Martínez y Don Zimmer, y hasta el confrontamiento entre Jason Varitek. Yankees establecieron una diferencia de título grande cuando ganaron 26 títulos entre 1918 y 2004 y Boston no consiguió ninguno.