NFL

Ni Dak Prescott MVP, ni los Cowboys contendientes

Dak Prescott no tuvo un buen juego ante los Kansas City Chiefs: se le vio desconcentrado, confundido y falló pases que usualmente conecta con facilidad.

Estados Unidos
0
Dak Prescott es capturado por la defensa de Kansas City en Arrowhead.
David Eulitt AFP

El juego del domingo representaba una excelente oportunidad para Dak Prescott y los Cowboys de proclamarse como verdaderos contendientes en la Conferencia Nacional. Por eso era tan importante para Dallas vencer a los Chiefs en Kansas City.

Amari Cooper (COVID-19) se perdió el juego en Arrowhead y CeeDee Lamb se conmocionó al final de la primera mitad. Sin sus dos mejores wide receivers, Prescott no fue capaz de mover a la ofensiva de los Cowboys, que fue dominada desde el kickoff por la defensa de Kansas City.

La frontal de los Chiefs fue demasiado para una parchada línea ofensiva de Dallas, que extrañó al tackle izquierdo Tyron Smith, sustituido por Terence Steele. Steele fue humillado toda la tarde por Chris Jones, quien terminó con 3.5 de las cinco capturas sobre Prescott.

Dak no tuvo un buen juego. Se le vio desconcentrado, confundido y falló pases que usualmente conecta con facilidad. Como aquel en la primera serie ofensiva del juego para Dallas, cuando tenía completamente solo a Michael Gallup por la banda derecha, o el pase que le interceptaron en las diagonales, después de un fumble de Patrick Mahomes, forzado por el novato Micah Parsons.

"Molesto", dijo Prescott al final del partido. “Me molesta cuando no juego bien, el equipo no juega bien y la ofensiva no juega bien”.

La ofensiva generó apenas 276 yardas, lo más bajo en toda la temporada.

“Teníamos una gran oportunidad de salir y jugar contra un equipo que ha estado en el Super Bowl los últimos años y demostrarnos a nosotros mismos, demostrarnos de lo que somos capaces”, agregó el quarterback.

Fue el segundo mal juego de Prescott en un lapso de tres semanas. Contra Denver solo completó 48.7% de sus envíos, y aunque terminó con dos pases de touchdown, fueron en los últimos cuatro minutos del juego, cuando Denver ganaba 30-0 en el AT&T Stadium. “Garbage Time”, como es conocido.

Ayer en Arrowhead se fue con 28 de 43, 216 yardas, sin touchdowns y dos intercepciones. Además, perdió un fumble en la segunda serie de los Cowboys, dejándole a Mahomes y los Chiefs el balón en la yarda 22 de Dallas.

“La defensa hizo un trabajo lo suficientemente bueno como para que ganáramos este juego. La ofensiva no hizo el trabajo y empieza conmigo”, agregó Prescott.

¿Contendientes o pretendientes?

Antes del juego, Prescott estaba en la conversación para ser MVP y Dallas era considerado uno de los favoritos en la NFC para jugar el Super Bowl.

Nada de eso tiene sentido un día después de la humillante derrota ante los Chiefs, que por su parte se consolidaron como uno de los contendientes en la AFC con su cuarta victoria consecutiva.

Las ausencias a la ofensiva no pueden ser excusa para un contendiente y Dak debe elevar su nivel de juego ante esta clase de rivales.

Porque defensivas de ese nivel o mejores se van a encontrar en el camino, particularmente en los Playoffs con Arizona, Green Bay, Tampa Bay y los Rams como posibles rivales. No más “Super Bowl” cuando se hable de los Cowboys, no al menos hasta el 2 de enero, cuando Dallas reciba a los Cardinals (9-2), hoy primeros en la siembra de la NFC.

Porque con la derrota de ayer, estos Cowboys quedaron más con cara de pretendientes que de contendientes.