Jon Gruden es todo lo que USA trata de erradicar

Jon Gruden es un coach que ganó Super Bowl con los Buccaneers. También es un imbécil.

Gruden “renunció” a su cargo como head coach de Las Vegas Raiders luego de que varios de sus mails salieron del anonimato tras un reporte del New York Times.

El viernes, el diario neoyorquino reportó que hace algunos años Gruden envió un correo electrónico en el que usó lenguaje racista para referirse al director ejecutivo del sindicato de jugadores de la NFL, DeMaurice Smith.

La oficina del Comisionado Roger Goodell pidió investigar más del caso y se encontraron con otros mails que Gruden envió durante un periodo de siete años, reportó ESPN durante el medio tiempo del Monday Night Football entre Colts y Ravens.

Gruden envió muchos de esos correos a su jefe, Mark Davis, el dueño de los Raiders. En ellos insultó a Goodell, a otros directivos de la liga, coaches y jugadores. Además, usó lenguaje misógino y antigay, según ESPN.

Gruden emitió este mensaje: “He renunciado como head coach de Las Vegas Raiders. Amo a los Raiders y no quiero ser una distracción. Gracias a todos los jugadores, entrenadores, personal y fanáticos de la Raider Nation. Lo siento, nunca quise lastimar a nadie”.

No coach, usted no renunció. A usted lo corrieron. Lo despidieron, y no por ser un “distractor”, sino por ser un vocero de todo lo que un país trata de erradicar.

No es solo el esfuerzo de la NFL, o de la NBA, MLB, MLS, NHL o cualquier otra liga amateur o profesional; es algo por lo que lucha una buena parte de la población estadounidense, tema que se acentuó con el “Black Lives Matter” durante la pandemia.

Así nació el “Stronger Together”, un movimiento impulsado por algunas de las estrellas de la NFL, incluidos Patrick Mahomes, DeAndre Hopkins y Ezekiel Elliott, entre muchos otros, quienes en un video le pidieron a la liga que condenara el racismo tras el brutal asesinato de George Floyd en Minnesota.

Cuando la NFL conoció el contenido de los correos de Gruden, simplemente le pidió a Mark Davis que tomara la decisión. Una muy sencilla, realmente.

Contra la filosofía de Al Davis

Mark es el hijo de Al Davis, el legendario dueño de los Raiders que en 1989 contrató al primer coach de raza negra en la NFL: Art Shell. Y también es recordado por convertir a Amy Trask en la primera ejecutiva de la liga.

El deseo de la familia Davis era volver a contratar a Gruden, y lo hicieron en 2018, pero desde entonces el récord del coach fue el nada espectacular 22-31, incluidas sus dos derrotas en la campaña 2021.

Señor Gruden, despídase de la NFL porque nunca más tendrá un trabajo en la liga, ni en la televisión, ni en nada que tenga que ver con la industria del deporte estadounidense.

El coordinador de equipos especiales y coach asistente Rich Bisaccia se quedará como interino en la oficina de Gruden, según reportes esta noche.

Habrá ganado un Super Bowl, pero el tal “Chucky” es un imbécil.