AFGANISTÁN

Erik Prince, fundador de Blackwater, cobra $6,500 a afganos por sacarlos del país en aviones privados

Erik Prince, exmilitar y fundador de Blackwater, se lucra con el sufrimiento afgano: Cobra $6,500 por asiento para sacarlos del país en aviones privados.

Estados Unidos
0
Erik Prince, fundador de Blackwater, cobra $6,500 a afganos por sacarlos del país en aviones privados
Jacquelyn Martin AP

El pasado 15 de agosto Afganistán volvió a manos de los talibanes, luego de que estos tomaran la capital del país, Kabul, declarando el territorio como Emirato Islámico de Afganistán.

Desde entonces, diversas sedes diplomáticas han evacuado a su personal, mientras que residentes de la misma capital, y del país entero, iniciaron una evacuación masiva por miedo a quedarse y volver a vivir bajo el brutal régimen de los talibanes.

Esto ha ocasionado caos en el aeropuerto de Kabul, pues, mientras las tropas estadounidenses hacen lo posible por abandonar el país y sacar a la mayor cantidad de personas, la ventana para rescates - 31 de agosto - está a punto de cerrarse.

De esta manera, el ejército de Estados Unidos trabaja a contrarreloj. Sin embargo, no son el único grupo en el terreno, pues contratistas militares y exespías también se encuentran en Afganistán con el mismo fin de sacar a las personas que buscan huir, pero con intereses de por medio.

Erik Prince, fundador de Blackwater, cobra $6,500 a afganos por sacarlos del país en aviones privados

Según informó The Wall Street Journal, Erik Prince, exmilitar y fundador de la empresa militar privada Blackwater, está lucrando con el dolor y sufrimiento de los afganos. De acuerdo al diario estadounidense, el billonario está cobrando $6,500 por asiento a todos los afganos que deseen abandonar el país en un avión fletado.

Blackwater es una de las más grandes contratistas de personal de seguridad del Departamento de Estado. Desde el 2001, la CIA le ha otorgado alrededor de 600 millones de dólares en contratos clasificados tanto a Blackwater, como a sus filiales.

Erik Prince renunció a la gerencia de la compañía en 2009, pero se mantuvo como presidente de la junta directiva hasta 2010, cuando la empresa fue vendida a un grupo de inversionistas.