NFL

Buffalo Bills sufre un pequeño caos; pierde cinco jugadores por protocolos COVID

Cole Beasley, Gabriel Davies, Star Lotulelei, Matt Milano y AJ Klein han decidido no vacunarse de cara a la temporada 2021.

Estados Unidos
0
Cole Beasley en descanso durante juego de pretemporada entre Buffalo Bills y Detroit Lions.
Rick Osentoski AP

Mientras múltiples jugadores mantienen con pasión su oposición a ser vacunados contra el coronavirus, los centros de entrenamiento de las organizaciones se siguen cerrando para ellos por estar en contacto cercano con personas que dieron positivo por Covid-19.

Un día después de que se informó que el quarterback de los New England Patriots, Cam Newton, no podrá entrenar por malentendidos en las pruebas de detección y otros cuatro elementos de los Cowboys fueron retirados de las instalaciones para prevenir posibles brotes del virus, los Buffalo Bills enviaron a casa a cinco de sus jugadores bajo la etiqueta de protocolos de seguridad por coronavirus.

Los receptores Cole Beasley, Gabriel Davies, el tackle defensivo Star Lotulelei y los linebackers Matt Milano y AJ Klein son los hombres de Buffalo que no acompañarán al resto del equipo durante esta semana. Los cinco forman parte de la lista de jugadores que decidieron no recibir hasta el momento ninguna dosis de la vacuna.

De acuerdo al Daily News , Beasley y Davis fueron sometidos a pruebas para detección de coronavirus en la cual dieron negativo, sin embargo al no contar con una vacuna y tener un estrecho vínculo con un miembro del personal del equipo que dio positivo al virus, deberán estar por lo menos cinco días sin posibilidad de entrenar.

Beasley, una de las primeras voces contra la vacuna

A mediados de junio, el receptor dio a conocer que no estaba vacunado y que no lo haría porque señaló que “prefiero vivir mi única vida como quiero”, rechazando la inoculación.

Días más tarde, bajó el tono de sus declaraciones y enfatizó que no está en contra ni a favor de las vacunas, sino de la libertad de elección.

La NFL estableció que cualquier franquicia que no cumpla con un partido en la campaña debido a un brote de virus automáticamente pierde el juego. Cada miembro del equipo no cobrará el salario de una semana y sus diversas bonificaciones por rendimiento, mientras que los jugadores no vacunados también serán responsables de una multa adicional de 14 mil dólares.