NBA

Aficionado de Celtics que arrojó botella contra Kyrie Irving enfrentará cargos

Durante el cuarto juego de la serie de playoffs entre Celtics y Nets, un seguidor de Boston lanzó una botella de agua contra el base de Brooklyn.

Estados Unidos
0
Aficionado de los Celtics tras agredir a Kyrie Irving
Elise Amendola AP

Para mala fortuna de la NBA, la primera ronda de la postemporada ha sido empañada por múltiples actos de violencia por parte de aficionados a basquetbolista de múltiples organizaciones. En Boston un fan de los Celtics intentó golpear a Kyrie Irving con una botella de agua y su acto podría tener consecuencias funestas.

Según informó Adam Himmelsbach, de The Boston Globe, el hombre que lanzó la botella, identificado como Cole Buckley, será procesado por el cargo de agresión con un arma peligrosa, lo que se considera como un delito grave en Massachusetts.

Michael McCann, de Sportico, agregó que en caso de ser encontrado culpable, Buckley podría recibir una condena de hasta 10 años. Añadió que un acuerdo con la fiscalía podría reducir la condena o modificar los cargos que se le imputan.

Al respecto, Tricia McCorkle, portavoz del TD Garden, explicó que Buckley fue detenido tras el incidente y se llegó a la determinación de vetar al agresor de manera vitalicia de la arena de los Celtics.

“Un invitado fue arrestado por la policía de Boston al final del juego de los Celtics por lanzar un objeto. Apoyamos y dimos asistencia a la policía, el incidente está siendo investigado. Tenemos cero tolerancia a las violaciones a nuestro código de conducto de invitados y el individuo está sujeto a un veto de por vida del TD Garden”, se indicó.

Problema de fondo

Además del pisotón que dio Irving al logo de los Celtics colocado a la mitad de la arena, otro de los motivos que encendió los ánimos de los seguidores de Boston fueron las acusaciones de racismo hechas por el miembro de los Nets contra los fanes en la ciudad de Massachusetts.

Mientras el gerente general de los Celtics, Danny Ainge, negó actitudes discriminatorias en la urbe (“nunca escuche algo así contra un jugador durante mis 26 años en Boston”), el guardia Marcus Smart se mostró preocupado por las muestras de racismo en el TD Garden. Además de señalar que fue llamado “negro” cuando abandonaba el estadio, apuntó que “es difícil escuchar esas cosas y después oír que nos apoyan”.