Super Bowl LV

Buccaneers le dan a Tom Brady todo lo que pidió

A sus 43 años y en su vigésimo primera campaña en la NFL, Brady tiene al que, sin discusión, es el mejor cuerpo de receptores que ha tenido en su ilustre carrera.

Estados Unidos
Tom Brady con los Buccaneers
Chris O'Meara AP

Cuando Tom Brady revisó la baraja de opciones que tenía como agente libre, rápidamente descubrió que nadie podría igualar lo que le ofrecían los Tampa Bay Buccaneers.

Aunque terminaron con récord de 7-9 en 2019, la ofensiva de los Bucs mostró un increíble potencial bajo el mando del coach Bruce Arians: no solo impuso récords de la franquicia en puntos (458) y touchdowns (54), sino que terminó con el mejor ataque aéreo de la liga (302.8 yardas por juego).

Con todo respeto a Jameis Winston, pero Tampa Bay estaba a un buen quarterback de ser contendiente al Super Bowl.

A sus 43 años y en su vigésimo primera campaña en la NFL, Brady tiene al que, sin discusión, es el mejor cuerpo de receptores que ha tenido en su ilustre carrera.

La lista comienza con Mike Evans, quien terminó con 1,006 yardas (13 touchdowns) en 2020, que lo convierten en el primer jugador de la historia de la liga con al menos mil yardas por recepción en sus primeras siete temporadas.

En el Super Bowl LV, Evans busca su tercer juego de postemporada con un touchdown y en el juego de la Semana 12 ante los Chiefs, atrapó dos balones en las diagonales.

Chris Godwin cerró la campaña regular con 840 yardas y siete anotaciones. Tuvo cinco recepciones y 100 yardas en el Juego por el Campeonato de la NFC en Green Bay y ocho para 97 en la Semana 12.

A finales de octubre, el gerente general de los Bucs, Jason Licht, le dio otro target a Brady, cuando firmó ─a recomendación de “TB12”─ a Antonio Brown, el polémico y problemático ex receptor de Steelers y quien pasó unas semanas en New England la campaña pasada.

Brown, en duda para el Super Bowl con una lesión en la rodilla, pero que fue capaz de entrenar de manera normal este jueves, fue cuarto en el equipo con 483 yardas y cuatro touchdowns.

Cuando supo que Brady firmaría con los Bucs, el tight end Rob Gronkowski de inmediato salió del retiro y le pidió a los Patriots ser cambiado a Tampa Bay. New England hizo el canje por una selección de cuarta ronda.

“Gronk” se mantuvo sano toda la temporada y contribuyó con 45 recepciones, 623 yardas y siete touchdowns.

Gronkowski es el líder en Playoffs entre los tight ends con recepciones (83), yardas (1,206) y anotaciones (12). En cuatro Super Bowls ha visitado las diagonales en tres ocasiones.

Cameron Brate es el otro tight end en el ataque de los Bucs. Sumó 282 yardas y un par de touchdowns.

“Lo conozco desde hace mucho tiempo y estoy muy orgulloso de todos sus logros”, dijo Brady. “Es un tipo asombroso. Sé que los dos confiamos mucho el uno en el otro. Estaré buscándolo este domingo”.

Ningún otro tight end tiene más recepciones de touchdown que los 86 de “Gronk” desde 2010, cuando llegó a la NFL.

Y no hay que olvidarse de Scott Miller, quien terminó la temporada regular 2020 con 53 targets, 33 recepciones, 501 yardas y tres anotaciones.

“Scooter” dice ser más rápido que Tyreek Hill de los Chiefs. Nadie se lo cree, pero es un hecho que su velocidad podría ser un problema para la defensa de Kansas City en el Super Bowl LV.