MLB

Alex Cora se disculpa por el escándalo de robo de señas

El estratega puertorriqueño fue confirmado por la novena de Boston esta tarde como su nuevo entrenador después de un año de ausencia de las Mayores.

Alex Cora
Orlando Ramirez Associated Press

Después de una temporada de navegar sin rumbo, los Red Sox han decidido volver a terreno conocido con todo lo que eso pueda representar para la imagen del equipo.

Recibido por la afición con los brazos abiertos en su regreso a Boston, Alex Cora vuelve al timonel de Fenway Park con un contrato de dos años, el mismo tiempo que estuvo al frente de la novena antes de cumplir con una suspensión de un año de cualquier actividad relacionada con la MLB por su participación en el esquema de señas ilegal en Houston en 2017, donde se desempeñó como entrenador de banca de A.J. Hinch.

Cora, una de las voces más activas tras el escándalo de señas de los Astros, aprovechó su regreso al baseball para iniciar con la cuenta en ceros: “Estoy agradecido por la oportunidad de entrenar de nueva cuenta y de volver al deporte que he amado toda mi vida. Este último año he tenido tiempo para reflexionar y evaluar varias cosas, y reconozco lo afortunado que soy por liderar a este equipo nuevamente", indicó el dirigente, según Chris Cotillo, de MassLive.

El escándalo de señas, sin embargo, no solo ocurrió en Houston. Aunque con una carga distinta, para los Red Sox, club al que la MLB encontró culpables por usar cuartos de repeticiones de forma ilegal para robar señas en 2018, la crítica también llegó.

Con la contratación de esta tarde, Cora y los Red Sox inician el fin de un viaje en aguas turbulentas. Juntos, exponen y coinciden varios expertos, se ayudan el uno al otro.

"Estar alejado del baseball y el dolor y la atención negativa que ha atraído mi familia y esta organización ha sido algo extremadamente difícil. Estoy arrepentido por el daño que he causado en el pasado con mis acciones y trabajaré duro para enorgullecer a esta organización y a sus aficionados", sostuvo Cora.

El contrato de Cora es hasta 2022, pero el club puede ejercer una opción para retenerlo en 2023 y 2024 si desea.

Algarabía en las oficinas de Fenway

Con Cora, los Red Sox construyeron un equipo sólido y, fuera del alcance como efecto directo que tienen la cartera del club, una novena cuyo estado de ánimo se mantuvo en sintonía de la primavera al otoño de 2018.

Conscientes de ello, los directivos en Boston se sienten complacidos con tenerlo de vuelta.

"Estamos emocionados de tener de vuelta en el dugout de los Red Sox el liderazgo y la energía de Alex. Durante su carrera como jugador y entrenador, Alex continuamente nos hizo mejores", indicó Sam Kennedy, presidente del club.

"Teníamos considerados a una gran lista de candidatos, los más brillantes dirigentes prospectos en el deporte hoy en día”, explicó Chaim Bloom, quien tuvo la última palabra para firmar a Cora. “Por todo lo que ocurrió, sabía que quería hablar con Alex una vez que su suspensión terminó, pero no sabía aún si tenía sentido considerado. Tuvimos conversaciones largas, intensas y emotivas.