MLB

A.J. Hinch es el nuevo manager de Detroit Tigers

Al terminar la temporada 2020, Hinch termina con su sanción por parte de las Mayores tras declararse que los Astros incurrieron en un robo de señas ilegal en 2017.

AJ HINCH
Matt Slocum Associated Press

Terminó el veto de A.J. Hinch del baseball junto con el fin de la Serie Mundial.

Es por ello que Detroit Tigers aprovecharon para firmar a Hinch como su próximo estatega, el trigesimonoveno en su historia, tras alcanzar un acuerdo miltianual, anunció la novena de Michigan.

Hinch tiene una experiencia de siete años sirviendo como entrenador ligamayorista, entre Arizona Diamondbacks y Houston Astros. Su marca como responsable de la caseta es de 570-452, con cuatro viajes a playoffs, dos títulos de Liga Americana, y un título de Serie Mundial.

Su año de campeonato de Serie Mundial, 2017, fue la temporada que el Departamento de Investigaciones de MLB constató que el club incurrió en un sistema de robo de señas mediante dispositivos electrónicos, y, por tanto, ilegal. Eso le costó al entrenador su puesto de trabajo. Primero fue despedido de la organización de Houston, junto con el exgerente general del club, Jeff Lunhow, y después MLB anunció sus castigos: Hinch y Lunhow quedaron fuera por un año, la tempoarada 2020, de toda actividad relacionada con Grandes Ligas.

Los aficionados están en su derecho de cuestionarse si el título estuvo manchado o no, comentó Hinch en entrevista con Tom Verducci, para MLB Network, una vez que la investigación contra el equipo de Houston concluyó.

Posterior a ello, un reporte de The Wall Street Journall señaló que el equipo también operó su sistema de robo de señas durante una parte de la temporada 2018, año en el que perdieron en ALCS ante Boston Red Sox, también involucrados en un escándalo de señas ilegal.

"El año pasado fue el más difícil de mi vida. Me dio tiempo de reflexionar, lo cual fue la parte más elaborada de este proceso. Todo lo que ha salido a la luz este último año, personal y profesionalmente, ha puesto las cosas en perspectiva para mí, y ha reforzado la idea de qué tan importante es hacer las cosas con integridad y honestidad", compartió estos días Hinch, según Chandler Rome, de Houston Chronicle.

Detroit, la oportunidad de redención

Obligado a dejar tales prácticas atrás –de no ser que quiera un veto de por vida–, Hinch se enfoca ahora sobre su futuro. Al llegar a la caseta de Comerica Park, el estratega entrará de lleno en organizar a su equipo conforme las reglas del baseball lo permiten.

Teniendo en sus manos al equipo con el peor récord combinado en los últimos dos años de las Mayores, Hinch tiene la oportunidad de redimirse y construir, apegado a la legalidad de Grandes Ligas, una organización fructífera desde cero. Es precisamente eso lo que deseaba, confesó.

"Tener a un grupo de jóvenes peloteros talentosos, un grupo de dueños dedicado, y una base de aficionados apasionada era lo que estaba esperando exactamente de un equipo, y está claro que tenemos eso aquí en Detroit. Es tiempo de empezar a jugar baseball, y estoy seguro de que esta organización está posicionada para hacer que ocurra", agregó Hinch.