ELECCIONES USA 2020

La reacción de los medios al segundo debate Trump-Biden

Los medios de comunicación más importantes del país hicieron hincapié en que el debate tuvo un mejor tono respecto al anterior y que ambos candidatos pudieron exponer sus ideas.

La reacción de los medios al segundo debate Trump - Biden
Morry Gash AP

"Ahora sí hubo un debate", parece ser el consenso entre los medios de comunicación líderes en Estados Unidos tras el último intercambio de ideas y propuestas entre Donald Trump y Joe Biden, realizado en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee. El evento era de gran importancia para ambos candidatos a la presidencia de la Unión Americana; con la elección a 12 días de distancia (3 de noviembre), la contienda entra en su definitoria recta final y cualquier voto cuenta; cualquier error castiga, cualquier golpe suma. Por ello, ambas partes se jugaron el todo por el todo, considera la esfera mediática. Y debatieron, lo no visto en el primer encuentro, que data del 29 de septiembre. Eso sí, ninguno dejó pasar la oportunidad para deslizar una batería nada despreciable de ataques hacia su contraparte. Fue un debate. Y también una batalla.

"Un debate más calmado, pero no corto de ataques", titula The New York Times. "Fue un ejercicio más restringido que el primer encuentro, en el que el presidente Trump cortó cualquier discusión sobre sus políticas, pero el conflicto en términos de sustancia y visión, apuntalado por ataques filosos y duras críticas personales, no pudo haber sido más dramático", explica el texto del diario neoyorkino, firmado por Alexander Burns y Jonathan Martin. Los autores también destacaron los argumentos de cierre de Trump y Biden: "Ofrecieron pronósticos opuestos sobre la pandemia del coronavirus y diferencias irreconciliables en temas como el rescate de la economía, la renovación del sistema de salud, la lucha contra el cambio climático y reformar la política migratoria".

La nota principal de The Washington Post sentencia: "Trump y Biden comparten agudas y diferentes visiones de la nación en un menos rencoroso debate final". El análisis del periódico capitalino consigna que el segundo capítulo Trump vs. Biden ofreció una notoria mejoría en contenido respecto al primero, que fue "imposible de mirar"; "ahora tuvimos un enfrentamiento acalorado, pero relativamente sustancial". Si la calidad de la discusión mejoró, afirma Aaron Blake, fue en gran parte por el cambio de formato y la decisión de silenciar los micrófonos de cada participante para evitar el caos. "Todo funcionó. Hubo muchos menos interrupciones, quizá porque Trump reconoció que esta estrategia no le funcionó la vez pasada, y hubo un mayor intercambio en los temas importantes", escribe Blake, quien también halagó la labor de Kristen Welker como moderadora: "Permitió que se pudieran discutir varios temas. Fue algo muy diferente respecto al incendio del primer debate. Hasta Trump pareció apreciarlo".

Otra de las referencias mediáticas del país, The Wall Street Journal, coincide con las reseñas del NYTimes y del WaPost, pero se centra en las acusaciones de corrupción y mala gestión que ambos lanzaron contra su competidor: "Finalmente, el presidente Trump y el nominado del Partido Demócrata, Joe Biden, tuvieron un debate real (...) Trump pareció más mesurado en el tono, aunque se volvió más combativo con el transcurso de la noche. Acusó a Biden agresivamente sobre los negocios de su hijo Hunter, a lo que el candidato demócrata tildó como 'propaganda rusa'. Biden también se animó en varias ocasiones, más notablemnte cuando criticó la política de separación de familias en la frontera México-Estados Unidos". Welker también obtuvo mención honorífica: "El debate cubrió todos los temas preparados por la moderadora Kristen Welker, quien fue reconocida por ambas partes".

El debate en televisión

La primera reacción de Jake Tapper en CNN, segundos después de finalizar la tertulia, fue: "Trump estuvo ágil y asestó un par de buenos golpes a Biden, pero el exvicepresidente se defendió correctamente. Al final, Trump necesitaba un nocaut y no lo obtuvo. Difícilmente, este debate cambiará el rumbo de la elección". El análisis de Chris Cillizza en la cadena de Atlanta considera a Biden como ganador del pulso, a Welker como la mejor moderadora de todos los debates celebrados desde las contiendas internas de cada partido, y defiende que el "botón de mute" fue una de las estrellas de la noche: "¿Podemos hacer que sea algo permanente para futuros debates?", pregunta. El mismo Cillizza abona que, a pesar de las buenas conclusiones que dejó el encuentro, la verdad fue la gran perdedora de la noche. Daniel Dale, fact-checker de CNN, secunda la impresión de Cillizza: "Trump se portó mejor que antes, pero mintió aún más".

Para Fox News, el principal tópico de la noche fue Hunter Biden. El titular de la noticia de apertura en el sitio web de la cadena conservadora gira en torno a tal ángulo, que borda los primeros párrafos del texto para después desgranar el resto de los temas. "Un Trump mejorado y un Biden más duro aterrizan golpes en un mejor debate", titula Howard Kutz su artículo que versa, principalmente, sobre las mutuas descalificaciones de corrupción. Chris Wallace, presentador de Fox y moderador del primer debate, criticado ampliamente por no haber hecho cumplir las reglas del mismo, declaró sentirse 'celoso', por el trabajo de Welker: "Me hubiera gustado moderarlo debidamente y generar un buen intercambio de ideas en lugar de las cientos de interrupciones que hubo".