NFL

Falcons despiden al coach Dan Quinn y el gerente general Thomas Dimitroff

A pesar de poner a los Falcons en el Super Bowl, el club de Atlanta ha ido en declive desde la campaña 2016 a pesar de todo el talento en el roster.

Dan Quinn y Thomas Dimitroff con los Falcons
Kevin C. Cox AFP

Los Falcons cayeron por quinta semana consecutiva (derrota en casa ante los Panthers por marcador de 23-16) y eso terminó por colmar la paciencia de la familia Blank, que iniciará su reestructuración en medio de la campaña 2020.

A través de un comunicado, el dueño Arthur Blank y el presidente de los Falcons, Rich McKay, informaron la decisión de cesar de manera inmediata al coach Dan Quinn y el gerente general Thomas Dimitroff.

"Decisiones como estas son muy difíciles, pero las últimas dos campañas y el inicio de esta han sido sumamente difíciles por el gran amor, admiración y respeto que yo y familia tenemos por Dan, Thomas y sus familias", indicó Blank, quien agregó que iniciarán la búsqueda de un nuevo entrenador y ejecutivo.

El cese de Quinn es el segundo que acontece en la temporada. El pasado 5 de octubre, tras el descalabro contra Vikings, los Texans cortaron sus relaciones laborales con Bill O'Brien, quien estaba al frente de la organización desde 2014.

La decadencia en Atlanta

Dan Quinn asumió el cargo de entrenador en jefe de los Falcons en 2015 (reemplazando a Mike Smith). En sus primeros dos años registró marca de 19-13 y llegó al Super Bowl LI, donde sufrieron el primer gran colapso de la organización bajo el mando de Quinn, perdiendo una ventaja de 25 puntos.

Tras el fracaso en el Súper Tazón, los Falcons regresaron a la postemporada en 2017 (foja de 10-6 en temporada regular) y alcanzaron la ronda divisional, instancia en la que cayeron a manos de los campeones Eagles.

No obstante, los últimos tres años fueron de rachas perdedoras (14-22 en dicho lapso) y la situación se complicó en 2020, pues cedieron ventajas de doble dígito ante Cowboys y Bears.

Por su parte, Dimitroff tomó las riendas de la gerencia de Atlanta en 2008. Fue el encargado de reclutar a figuras como Matt Ryan (2008) y Julio Jones (2011). Durante su gestión, alcanzaron en seis ocasiones la fase de eliminación directa y terminaron con un balance de 109 triunfos y 87 derrotas.