NFL

Dolphins permanecerán en el vestidor durante himno nacional

La organización de Miami viajará al Gillette Stadium y se enfrentará a New England Patriots en el partido del próximo domingo para abrir su temporada.

Miami Dolphins
Joel Auerbach AP

El próximo domingo, junto a otros 27 equipos de la liga, los Dolphins harán su debut de temporada en un año que espera ser el punto de partida a una nueva etapa de la franquicia. Pero antes de que Tua Tagovailoa pueda tomar la posición detrás del centro, e incluso Ryan Fitzpatrick, nombrado mariscal de campo titular en la organización de Stephen Ross, los Dolphins se quedarán en su vestidor del Gillette Stadium durante la entonación del himnno nacional en el partido ante los Patriots.

La decisión de los Dolphins secunda a la acción de Houston Texans en el partido del jueves por la noche, aunque en Miami se adelantó la protesta antes de que los dirigidos por Bill O’Brien pudieran hacerlo. “No necesitamos otro desfile publicitario, así que solo nos quedaremos dentro hasta que sea el momento de jugar”, se escucha en un video de los jugadores donde revelan lo que acontecerá en Foxborough.

El entrenador Brian Flores, uno de los tres estrategas negros en la liga y uno de los cuatro dirigentes de minoría, aparece en el video de 137 segundos, compartido por Jay Williams, de ESPN, en el que los Dolphins muestran su descontento por los “gestos vacíos y sin valor” de la NFL sobre el tema.

Al reproducir 'Lift Every Voice and Sing’, conocido también como el himno afroestadounidense, la NFL crea una situación en la que hay “dos himnos”, señaló uno de los participantes en el video.

Antecedentes

La acción de protesta, que tiene su antecedente en 2016 cuando Colin Kaepernick, entonces mariscal de campo de San Francisco 49ers, se arrodilló por primera vez para visibilizar el movimiento Black Lives Matters utilizando su plataforma, se ha percibido desde otra perspectiva, con mayor fidelidad a la realidad, durante esta temporada baja tras el asesinato a George Floyd en Minneapolis, el de Breonna Taylor en Kentucky, así como el ataque a Jacob Blake en Wisconsin.

Incluso, el comisionado de la liga, Roger Goodell, después de que un grupo de jugadores de renombre demandaron tomar posición ante el racismo y hacerle frente a la injusticia social, reiteró que no hay cabida para tal discurso de odio en la NFL y que se respetará la decisión de protesta de los jugadores.