En caída libre

Estados Unidos

Se acabó.

Independientemente de lo que haga el Real Madrid mañana, que le ganará al Espanyol como siempre, el Barça está en caída libre.

Sin un líder ni fuera ni dentro del campo, sin planificación, sin plantilla y perdiendo más de veinte puntos en los partidos a domicilio, nada se puede hacer.

Ni la barrera la han sabido poner. Ni la barrera de una falta. Lo que te enseñan con ocho años de “el palo del portero tiene que estar cubierto”, pues ni eso. No se está concentrado.

Setién dice que las primeras partes están bien. Vaya, y yo que pensaba que los partidos duraban noventa minutos.

¿Lo mejor? la desfachatez de Riqui Puig. Messi le ha pasado más bolas a él en un partido que a Griezmann en todo la temporada.

Riqui se deja la vida en cada jugada. Lo que tiene de bajito y de pequeñito, lo supera en calidad, ganas y bravura.

Si Riqui se llamase Riquitao da Silva, se habrían pagado doscientos millones, pero como es de la casa, pues nada.

La de partidos y puntos que hemos perdido porque se ha preferido sacar nombre caros como Arthur o al francés, en vez de apostar por un chaval que huele a Barça por todos los costados.

Así que nada, se acabó, un placer y a ver si en un mes se hace algo en la Champions.