NFL DRAFT

Los cinco mejores cornerbacks disponibles en el Draft

AS continúa con el análisis de los mejores prospectos, posición por posición, del Draft 2020 de la NFL; hoy, los cornerbacks.

0
CJ Henderson, Jeff Okudah y Jeff Gladney

La segunda ronda fue la ronda de los cornerbacks en el Draft 2019.

Mientras sólo un corner fue reclutado en el primer día (Deandre Baker, Giants, pick 30), siete escucharon su nombre en la segunda ronda, incluido Greedy Williams (LSU), considerado por muchos scouts el mejor prospecto en la posición de la Clase 2019.

Este año, el primer cornerback seleccionado no tendrá que esperar tanto, pues Jeff Okudah, de Ohio State, es considerado uno de los mejores atletas de la Clase y en la mayoría de los mock drafts es un Top 3.

En 2018, Denzel Ward fue reclutado por los Cleveland Browns con la cuarta selección global del Draft, convirtiéndolo en el quinto back defensivo de los Buckeyes elegido en la primera ronda desde 2016.

Con Okudah va a renacer esa tradición.

La Clase 2020 ofrece gran talento en la posición de cornerback y al menos tres de ellos podrían conocer a su equipo en la NFL en el primer día del Draft.

Estos son los cinco mejores cornerbacks disponibles en el Draft:

1.- Jeff Okudah, Ohio State

En sus últimos 26 juegos con los Buckeyes, Okudah registró 66 tacleadas, tres intercepciones (todas en 2019) y 17 pases defendidos.

“Shutdown” y “Playmaker” son calificativos que definen perfecto el estilo y producción de este atleta, uno de los jugadores más rápidos de la Clase 2020 y probablemente el mejor cornerback disponible en el Draft en los últimos 10 años.

Okudah es ideal no sólo para defensivas man-to-man, sino para coberturas de presión.

Algunos scouts han señalado que aún debe trabajar en la técnica para localizar el balón.

Fue titular sólo una temporada, pero tiene el talento para convertirse en uno de los mejores corners de su generación en la NFL.

2.- CJ Henderson, Florida

Aunque su producción cayó en 2019, Henderson terminó su carrera en Florida con 93 tacleadas, 8 para pérdida de yardas, cuatro capturas de quarterback, seis intercepciones y 20 pases defendidos, 11 de ellos el año pasado.

Puede jugar “press”, pero es más efectivo cuando tiene espacio para ver al quarterback y “cortar” la ruta del receptor.

Muy efectivo en blitzes, pero regular contra la carrera.

Posee buena velocidad y es súper competitivo, pero tiene una tendencia a agarrar a los receptores cuando están por atrapar el balón, y eso podría costarle muchos castigos en la NFL.

3.- Jeff Gladney, TCU

En sus dos últimas temporadas con los Horned Frogs, Gladney sumó 72 tacleadas, 5.5 de ellas en el backfield, con tres intercepciones y 26 pases defendidos.

Es igual de efectivo en cobertura de zona o presión, pero estará más cómodo a unas yardas de distancia del receptor; su lectura y anticipación son de lo mejor de la Clase 2020.

Su experiencia como receptor en high school es evidente al momento de girar la cabeza para localizar el balón.

Quizá el mejor corner de la Clase 2020 contra la carrera.

El instinto y velocidad ahí están, pero probablemente Gladney necesite añadir masa muscular para poder lidiar con los receptores en la NFL.

4.- Jaylon Johnson, Utah

Entre 2018 y 2019, Johnson totalizó 77 tacleadas, seis intercepciones y 15 pases defendidos, 11 de ellos en su última campaña en Utah.

Según Pro Football Focus, Johnson permitió sólo 44% de pases completos y aceptó tres touchdowns en 944 jugadas de pase.

Posee todos los atributos físicos que requiere: altura, fuerza y velocidad.

Buenos instintos y estupenda técnica de tacleo.

Suele “morder” al primer movimiento del quarterback y esos errores en la NFL se pagan caro.

5.- Kristian Fulton, LSU

Aunque sólo tuvo una intercepción en 2019, Fulton terminó su última campaña en LSU con 14 pases defendidos.

Excelente en cobertura man-to-man; rara vez los receptores logran una separación suficiente con la que el quarterback pueda sentirse confiado.

No es un jugador físico y su tacleo debe mejorar.

Fue suspendido toda la temporada 2017 después de alterar una prueba de sustancias prohibidas por la NCAA.