CAROLINA PANTHERS

Teddy Bridgewater está listo para suplir a Cam Newton en Carolina

El mariscal de campo llegó a los Panthers para tomar el lugar detrás del centro que dejó abierto el primer pick del Draft de 2011, Cam Newton.

Teddy Bridgewater
Charles Rex Arbogast Associated Press

A sus 27 años, el quarterback Teddy Bridgewater llega a Carolina para tomar la ofensiva de los Panthers, bajo el mandato del entrenador Matt Rhule, también recién llegado a Charlotte, luego de nueve años en los que Cam Newton fue la imagen de la organización de David Tepper.

Ante ello, el egresado de Louisville no se cohibe y, por el contrario, buscará sacarle provecho. “Estoy al tanto de la situación. Es una situación única. Simplemente tengo que ser yo mismo”, compartió el pasador durante su presentación oficial con el equipo, la cual se llevó a cabo virtualmente debido a la pandemia por coronavirus (Covid-19), apunta Steve Reed, de Associated Press.

Bridgewater está consciente de que la oportunidad que tendrá en 2020 es producto de su buen desempeño en el emparrillado con New Orleans Saints, bajo las órdenes de Sean Payton, luego de tomar el puesto titular en cinco partidos a causa la lesión en el pulgar que dejó sin actividad a Drew Brees.

Como titular interino del equipo de Louisiana, Bridgewater llevó a los Saints a una racha de cinco encuentros sin conocer la derrota. En esos encuentros, el quarterback completó un 69.7% de sus pases para 1,205 yardas y nueve espirales de seis puntos por dos intercepciones. A ello, sumó un rating de pasador de 103.7 puntos.

Antes de comenzar la temporada de 2016 en Minnesota, equipo por el que fue seleccionado en la primera ronda del NFL Draft (2014), el mariscal de campo sufrió una lesión en su rodilla que lo mantuvo alejado del terreno de juego por todo el año. Como consecuencia de ello, los Vikings utilizaron a Sam Bradford, Shaun Hill y Case Keenum como titulares en la posición en esa y la siguiente temporada.

Bridgewater: "Soy mejor quarterback que hace dos años"

Al llegar a los Saints, Bridgewater vio una segunda oportunidad y ésta despuntó con la lesión de Brees. Ahora, a su llega a Charlotte, con la madurez que le brindó la experiencia de primera mano en Minnesota y New Orleans, el pasador se sabe consciente de que el contrato de tres años y 63 millones de dólares no es garantía de que mantendrá su puesto.

Bridgewater ve una evolución en su juego: “Entiendo lo que se necesita para ser mariscal de campo en esa liga. Soy un ganador y a donde quiera que he ido he ganado. Soy mejor de lo que era hace un par de años”, añadió.