MLB

Los Mets pierden a Syndergaard en cirugía Tommy John

El estelar derecho de los Mets se ausentará toda la campaña por una operación de trasplante de ligamentos.

Noah Syndergaard con los Mets
MIKE STOBE AFP

La historia reciente de los Mets se puede resumir en un incesante patrón de enormes aspiraciones enterradas por devastadoras lesiones. ¿Por qué 2020 habría de ser diferente?

El equipo anunció el martes que el estelar Noah Syndergaard se someterá a una cirugía de Tommy John para reparar un desgarre de ligamentos en el codo derecho, lo que lo mantendrá fuera de acción durante toda la temporada regular, cuando sea que ésta empiece.

Se trata tan sólo del más reciente golpe a la salud de Syndergaard en particular y de los Mets en general. Después de todo, no es el primer baile de “Thor” con la lista de lesionados.

Equipado con uno de los mejores arsenales de potencia en las Grandes Ligas, el derecho de los Mets también carga su penitencia con una frágil salud que lo ha limitado a aperturas o menos en tres de sus cinco campañas en Grandes Ligas, incluyendo apenas siete en 2017.

La temporada anterior, el derecho de 27 años logró mantenerse saludable en términos generales, imponiendo una marca personal con 197 entradas de labor. Sin embargo, no todas fueron eficientes como lo demuestra su efectividad de 4.28, casi una carrera por encima de su promedio de por vida y, lejos, la más alta de su trayectoria profesional.

Tal vez la sobrecarga de trabajo haya sido un factor en el problema estructural del potente cañón que Syndergaard presume por brazo derecho. A fin de cuentas, no es la primera vez que “Thor” ve reducida su actividad después de un año de salud.

En 2016, la primera vez en su carrera que superó las 24 aperturas ─31 apariciones, 30 de inicio, con marca de 14-9, 2.60 de efectividad y 218 ponches en 183 innings y dos tercios de labor─ Syndergaard fue seleccionado a su único Juego de Estrellas y parecía establecerse como parte del futuro de la franquicia en mancuerna con el as y dos veces ganador del Cy Young Jacob deGrom. Sin embargo, al año siguiente apenas tuvo siete apariciones por un desgarre en un músculo lateral

Su incapacidad para mantenerse sano sin duda afectará las aspiraciones de un equipo que ha tenido que aprender a vivir prácticamente de eso, de esperanza. Pero también significará un golpe a su economía, pues es elegible al arbitraje salarial el próximo año y muy posiblemente no obtenga el cheque que corresponde a alguien de su talento.

A pesar de estar ubicados en una de las divisiones más difíciles de todo el baseball, junto a los campeones Nationals, los prometedores Braves y el bolsillo interminable de los Phillies, los Mets aspiraban con mantener su progreso luego de una temporada de 86 victorias el año pasado.

Al contar con piezas de la talla de deGrom, Marcus Stroman, Rick Porcello y Michael Wacha en la rotación y un orden al bate encabezado por Pete Alonso, Robinson Canó y Yoenis Céspedes, los Mets aún tienen talento suficiente para permanecer en la conversación de postemporada, un argumento que se solidificaría con la presencia de Syndergaard.

Pero no se puede tenerlo todo. En especial los Mets.