Temas del día Más temas

AQUÍ SOLO FOOTBALL

Cardinals anota un touchdown con su juego en México

Para la franquicia de Arizona es una estupenda noticia el juego en el Azteca, pues es uno de los equipos que menos afición lleva a su estadio.

Robert Griffith en partido de los Cardinals

Los Bidwill deben estar celebrando en Arizona.

La NFL anunció este viernes que los Cardinals será el local administrativo en el Estadio Azteca para el juego de este año en la Ciudad de México.

Los fans ahora esperan a que la liga dé a conocer el rival de Arizona, porque Cardinals es una de las franquicias que menos aficionados tiene en México.

Arizona recibe este año a los San Francisco 49ers, Los Angeles Rams, Seattle Seahawks, Philadelphia Eagles, Washington Redskins, Buffalo Bills, Miami Dolphins y Detroit Lions.

Para el dueño de la franquicia, William V. Bidwill, y el presidente, Michael Bidwill, volver a México después de 15 años es una gran noticia.

“Estamos increíblemente emocionados de regresar al Estadio Azteca, donde tuvimos una experiencia muy positiva en 2005”, dijo Michael Bidwill. “Los Cardinals aprecian mucho el apoyo que recibimos de los fanáticos en México y esperan una experiencia tremenda”.

En 2019, los Cardinals ocuparon el lugar 26 de 32 equipos con un promedio de asistencia de 61,323 aficionados para sus juegos en casa.

Sin importar cuál sea el rival (que la liga debe anunciar en los próximos días), en el Azteca tendrán una entrada no menor a 80,000 espectadores.

Nada mal para los Cardinals.

Quizá el rival que más convenga a la taquilla sea Miami, pero se ha reportado que los Dolphins jugarán en Londres.

Otros reportes, sin embargo, señalan que Miami podría tener dos juegos internacionales este año, así que cualquiera de los ocho es posible.

Incluso repetir el duelo de hace 15 años, cuando los Cardinals jugaron en el primer partido de campaña regular de la NFL fuera de territorio estadounidense. En esa ocasión enfrentaron y derrotaron 31-14 a los San Francisco 49ers, ante 103,467 aficionados en el Azteca.

“Hace dos años, cuando la NFL otorgó el Super Bowl LVII a Arizona, entendimos el requisito de tener un juego internacional antes de 2023”, agregó el presidente del equipo, en un comunicado. “Estamos encantados de saber que este juego tendrá lugar en el Estadio Azteca”.

KYLER Y FITZGERALD

En el terreno de juego, los Cardinals ofrecen a Kyler Murray, uno de los quarterbacks más dinámicos de la NFL.

En 2019, Murray se convirtió en el primer ganador del Trofeo Heisman que es nombrado Novato Ofensivo del Año desde que Cam Newton lo hizo en 2011.

Murray y Newton son los únicos pasadores de la historia con más de 3,500 yardas aéreas y más de 550 terrestres en su campaña de novato.

Murray fue líder entre los novatos en pases completos (349) y yardas (3,722).

Entre la Semana 4 y la 10, intentó 211 pases consecutivos sin intercepción y superó a Derek Carr (176 en 2014) y a Dak Prescott (176 en 2016) con la racha más larga sin intercepción para un quarterback novato en la historia de la NFL.

El Año 2 debe ser igual o más entretenido.

El único jugador que vino a aquel juego de 2005 y aún está con los Cardinals es el receptor Larry Fitzgerald.

En el Azteca, Josh McCown conectó con Fitzgerald en siete ocasiones para 102 y un touchdown, a cinco segundos del final de la primera mitad.

Fitzgerald confirmó que regresa en 2020 para su campaña 17 en la NFL, todas con Arizona.

Suma 120 recepciones de touchdown en su carrera, sexto en la historia, y sus 1,378 balones atrapados ocupan el segundo lugar. Sólo Jerry Rice tiene más: 1,549.

Fitzgerald tiene al menos una recepción en 243 juegos consecutivos, la segunda racha más larga, sólo detrás de los 274 de Rice.

Una futura estrella y una leyenda de la NFL.

No está mal para el Estadio Azteca.