Kansas City Chiefs y el reto de 300 MDD

Lo importante no es llegar sino mantenerse. Enorme verdad que encierra el gran reto para los nuevos campeones del Super Bowl. Sentados en la silla de monarcas los Kansas City Chiefs tendrán que lidiar con nuevos desafíos, por ejemplo, que cada uno de sus agentes libres quiera ser pagado como el mejor jugador de la liga.

Es en la agencia libre donde suelen llegar los golpes más severos para un campeón. Con el pretexto de haber conquistado el Vince Lombardi, cada jugador cuyo contrato venció y se convierte en agente libre, quiere todos los millones posibles, lleguen de donde lleguen.

Nueva Inglaterra, campeón de los Super Bowls LI y LIII, perdió en ambos años a su tackle izquierdo, Nate Solder y Trent Brown, respectivamente, porque NY Giants y Raiders convirtieron ambos agentes libres en los mejor pagados de esa posición. Solder firmó por 76 millones y Brown recibió sueldo anual de 21.5 MDD, que para los Pats fue imposible superar. El año pasado también perdieron a su mejor defensivo para atacar quarterbacks, Trey Flowers, ya que Detroit le puso en la mesa 90 millones de dólares.

Para Kansas City no podía iniciar peor esta etapa ya que están en puerta de renovación los dos contratos más caros que cualquier equipo pueda tener: Tu quarterback titular (Patrick Mahomes) y tu especialista defensivo en atacar quarterbacks (Chris Jones),

No hay duda que Patrick Mahomes será el primer jugador NFL de 200 millones de dólares, a razón de 40 anuales, con cifras probablemente superiores. Mahomes no será agente libre el próximo 18 de marzo pero Kansas tiene derecho a ofrecerle renovación ahora, y evitar que sea agente libre el 2021.

El valor de mercado de Chris Jones indica que debe ser jugador de 100 millones de dólares. Suma 25 capturas de quarterback las dos últimas temporadas y esa es la referencia que debe cobrar. El año pasado los Dallas Cowboys dieron 105 millones a DeMarcus Lawrence, que tuvo en 2017 y 18 temporadas de 14.5 y 10.5 capturas.

Dejemos la especulación en cifras conservadoras, Mahomes cobrará 40 y Jones 20 millones de dólares anuales. La NFL informó que para la siguiente temporada la nómina de jugadores de cada equipo será 196.8 millones. En el caso de los Chifes, Mahomes y Jones absorberían 60, dejando 136.8 a los restantes 51 jugadores.

En la nómina de los Chiefs, hasta el Super Bowl LIV que ganaron 31-20 a San Francisco, aparecen: el ala defensiva Frank Clark con un pago total de sueldo y bonos, de 22.7 millones, le sigue el receptor Sammy Watkins con 21, el receptor Tyreek Hill 17.650, el safety Tyrann Mathieu 16.33, el tackle ofensivo Eric Fisher 14.9, el linebacker Anthony Hitchens 12,692, el ala cerrada Travis Kelce 11.218, y el tacke ofensivo Mitchell Schwartz 10.820.

No hace falta sacar la calculadora. No alcanza para pagar a todos. Inevitablemente tendrán que dar de baja jugadores importantes y el impacto se verá en la cancha.

Es en esta etapa donde Kansas City tiene que ser eficiente con sus selecciones de Draft, porque lo más barato en la NFL, o debiera decir lo menos costoso, son los novatos. Imagínese nada más que Patrick Mahomes jugó el tercer año de su contrato de novato, y en esta temporada de Super Bowl les costó 5.26 MDD

La temporada 2020 inicia en ocho meses pero para Kansas City ha comenzado ya el gran reto de defender la corona. Y no se ve fácil.