LIV Super Bowl 2020

Super Bowl LIV

Patrick Mahomes vs defensiva 49ers

Estados Unidos

El fútbol americano es un juego de duelos personales. Debes elegir el que más te favorezca, explotarlo, y buscar ganar por ese camino. De la misma forma tienes que identificar tus debilidades y protegerte, porque es un hecho que buscarán atacarte por ahí.

Para nadie es un secreto que en el Super Bowl LIV la llave de la victoria de Kansas City se llama Patrick Mahomes, pero coincide con la mayor fortaleza de los Niners, el “front seven” de su línea frontal y linebackers. Cuando los Chiefs tengan la ofensiva, y Mahomes trate de sobrevivir a Nick Bosa, ahí se estará definiendo el trofeo Vince Lombardi

Dos datos:

Uno: Ningún equipo ganó más yardas en pases de 20 yardas aire o más, que los Chiefs, que completaron 36 de 72, para 1 mil 359 yardas.

Dos: Ninguna defensiva permitió menos yardas en pases de 20 yardas aire o más, que la de los 49ers, quienes limitaron a 10 completos de 51 lanzados, para 369 yardas.

¿Así o más claro?

Los Chiefs y en particular Mahomes llegan en la cima de su rendimiento, realmente espantan a todos. Si contamos el partido de playoffs ante Houston Texans, a partir del segundo cuarto, y todo el duelo sobre Titans, los Chiefs han conseguido anotar en 13 de sus últimas 16 series ofensivas, y de esas 13 anotaciones, doce han sido touchdown.

Kansas City no sólo tiene al quarterback fenómeno destinado a apoderarse de la NFL los próximos diez años, también tiene el mejor grupo de receptores abiertos en la liga. Cubrir pase contra Tareek Hill, Mecole Hardman, Sammy Watkins y Travis Kelce, es misión imposible.

Pese a la convincente victoria de San Francisco sobre los Packers, el receptor elite de Green Bay, Davante Adams, fue virtualmente imparable. Aaron Rodgers lanzó 11 pases a Adams, capturó 9, 139 yardas, 5 primeros y dieces, 0 TD. Los #GoNiners no pudieron con él pese a rotarle seis defensivos, dependiendo la zona del campo y situación de jugada.

Davante Adams pasó sobre Kwon Williams, Emmanuel Moseley, Jimmie Ward, Kwon Alexander, Jaquiski Tart, y Richard Sherman.

¿Si los Niners no pudieron con Adams, usted cree que podrán con Tareek, Mecole, Sammy y Travis Kelce?

Si bien los números globales de San Francisco son buenos al defender pases profundos, la realidad es que el último mes de temporada no fue el mejor de todo. De sus últimos cinco partidos de temporada regular, perdieron dos, y tres veces los rivales le metieron 29, 31 y 41 puntos a esa defensiva.

Pero cuando tu defensiva cuenta con Nick Bosa que generó 10 capturas, 18 golpes y 52 presiones a los quarterbacks, para 80 puntos totales; agregando a Arik Armstead con 62, y DeForest Buckner con 55; entonces tienes las armas perfectas para atacar al fenómeno Mahomes.

Ese duelo también va a estar parejo porque del lado de Kansas City está la segunda mejor línea ofensiva en término de protección de pase. Los tackles Eric Fisher y Mitchell Schawrtz, los guards Laurent Duvernay y Cameron Erving, y el centro Austin Reiter, solo permitieron 13 capturas, 21 golpes y 77 apresuramientos a su quarterback, para 111 puntos.

Sólo los 49ers y Minnesota, que está eliminado, fueron capaces de presionar a los quarterbacks rivales con tan sólo cuatro hombres en línea. Ahí está el secreto. Si son capaces de apresurar a Mahomes con tan sólo la línea frontal, entonces se abren oportunidades de frenar al fenómeno porque tendrán atrás a siete hombres cubriendo las zonas de pase.

Este deporte parece un juego violento, sangriento, desenfrenado, pero no es así, en realidad es un ajedrez humano que busca enfrentar tu mejor hombre contra el más débil del rival, para encontrar el camino para ganar.