MLB

Red Sox despiden a Alex Cora tras polémica por robo de señas

El manager de 44 años está sumido en la polémica al señalado de haber creado esquemas para hacer trampa en 2017 con Astros y un año después en Boston.

Alex Cora con Red Sox
JUSTIN LANE EFE

Los Red Sox se adelantaron al vendaval que se desatará sobre Alex Cora en cuanto la investigación de la MLB por haber robado señales de otros equipos en 2017 y 2018, y han decidido cortar de tajo la relación laboral que sostenían.

Este martes, la organización de Boston anunció que llegaron a un acuerdo con el manager puertorriqueño para ponerle punto final a un acuerdo que se extendería hasta 2021 ─el cual llegó tras la obtención del gallardete en 2018, galardón que terminará marcado por la sombra del escándalo que ahora se cierne sobre las Mayores.

"Hoy nos reunimos para discutir del reporte del Comisionado relacionado con la investigación de Houston Astros. Dados los hallazgos y la decisión del Comisionado, colectivamente decidimos que no es posible para Alex [Cora] que lidere al club efectivamente y acordamos mutuamente partir caminos", se puede leer en el comunicado publicado por los 'patirrojos'.

Bajo la gestión de dos campañas del timonel de 44 años, Red Sox registraron marca de 192-132, una aparición en postemporada y un título de Serie Mundial. Aunque cabe señalar que en 2019, año en el que se podría presumir que Boston no recurrió a las prácticas desleales, se quedaron sin posibilidad de defender la corona al terminar con foja de 84-78 (terceros en el Este de la Liga Americana).

Alex Cora también habla

En el mismo comunicado, Cora agradeció la oportunidad de haber dirigido a Red Sox y aseguró que no quiere acarrear más problemas a la novena de Massachusetts.

"Acordamos que tomar caminos diferentes era lo mejor para la organización. No quiero ser una distracción para Red Sox. Mis dos años como manager han sido los mejores de mi vida. Fue un honor administrar a este equipo y ayudarles a tener un Campeonato de Serie Mundial de vuelta en Boston. Siempre estaré en deuda con la organización y los fans que me apoyaron como jugador, manager y en mis esfuerzos por ayudar a Puerto Rico. Este es un lugar especial. No hay nada como esto en el baseball y lo extrañaré sinceramente", elaboró.