Decadencia y sucesión de quarterbacks en la NFL

Estados Unidos

Tom Brady nos ha acostumbrado a liderar la NFL en diversas categorías, este año no es la excepción. Lidera en pases incompletos intencionales, con 29; y en castigos por “intentional grounding”, con 5, entre otras más. Si consideramos que también lidera en pases lanzados, 522, y pese a ello tiene tres juegos sin pase de touchdown, dos de sus últimos tres con menos de 190 yardas, llegamos a una obvia conclusión.

La edad cobra su factura, está en crisis, y es principio del fin.

En esta liga de quarterbacks el éxito va de su mano. Lamar Jackson es la razón principal del ascenso de Ravens a favorito #1 al Super Bowl, en la Conferencia Americana. En San Francisco, por favor, que nadie vuelva a dudar de Jimmy Garoppolo. En sus últimos seis partidos suma 16 pases de touchdown por 4 intercepciones, y convincentes triunfos sobre Drew Brees y Aaron Rodgers.

La temporada 2019 será recordada por la evidente decadencia y sucesión de sus quarterbacks.

La NFL de hoy está en manos de Lamar Jackson y Patrick Mahomes, ambos con los triunfos y las estadísticas que lo confirman. Su gran reto es ganar en enero y, por el bien de la liga y el espectáculo, levantar muy pronto e trofeo Vince Lombardi.

La rentabilidad de un jugador la da el balance entre su sueldo y estadísticas. Por esa cifra están en riesgo de retirarse algunos veteranos legendarios, otro más serán baja de sus respectivos equipos.

En términos de dinero dentro del tope salarial, que no es necesariamente el promedio de la suma por la que firmaron su contrato, este año reporta muchos millones de dólares a la basura.

La decisión más delicada la debe tomar Pittsburgh. A la comprobada fragilidad de Ben Roethlisberger, que lo tiene en la banca desde la semana 4, le dieron nuevo contrato de dos años, 26.2 millones de dólares en el salary cap 2019; y viene un tremendo golpe de 33.5 para el 2020.

¿Los vale, los justifica? ¿Usted se los pagaría?

Eli Manning ha cobrado 23.2 millones de dólares por estar en la banca de los NYGiants. Los Tennessee Titans han ganado seis de sus últimos siete partidos, de la mano del suplente Ryan Tannehill, garantizando que a final de temporada será dado baja Marcus Mariota, y sus injustificables $20 millones, 922 mil dólares.

James Winston lidera la liga en balones perdidos, intercepción o fumble, y al igual que Mariota cobra 20.9 millones. Cincinnati ha ganado 1 partido por 11 derrotas, con el quarterback Andy Dalton de 16.2 millones. Jacksonville mandó a la banca a Nick Foles, el quarerback que firmó el verano por 60 millones.

Esto no es otra cosa que la consecuencia lógica del tiempo, y las exigencias de esa posición. La NFL del 2019 será recordada por la decadencia y sucesión de prominentes quarterbacks.