Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Avaí Avaí AVA

-

At. Paranaense At. Paranaense APA

-

Liga Mexicana - Apertura

PICKS

No esperes más: Los pronósticos para la semana 8 de la NFL

Las malditas lesiones nos privaron de un duelo épico entre Patrick Mahomes y Aaron Rodgers, pero no todo está perdido.

Christian McCaffrey anota TD vs Bucs en Londers
Tim Ireland AP

El domingo pasado, mientras mantenía un ojo al juego entre Seahawks y Ravens y otro a lo que sucedía en el resto de la liga (y luego dicen que los hombres no dominamos el multitasking) no pude evitar darme cuenta de una nueva actuación para el olvido de Mitch Trubisky.

De inmediato me trasladé al 27 de abril de 2017, cuando los Bears hicieron del quarterback de North Carolina la segunda selección del Draft. No a Patrick Mahomes (10), no a Deshaun Watson (12), a Trubisky.

Hablar en retrospectiva es tan fácil como hablar de hipotéticos, pero ¿se imaginan a Mahomes con el respaldo de la defensiva de los Bears? Yo sí, y ¿saben qué? Lo que veo no es mucho muy distinto a lo que se vive actualmente en Chicago.

¿Por qué? Porque muchas veces no es cuestión de talento, sino de pensamiento organizacional, cada equipo tiene una filosofía, una identidad que viene integrada en su ADN. Los Chicago Bears nunca han sido un equipo vertical e incluso con Mahomes, las posibilidades son de que hubieran transformado al pasador en un “game manager” y no en el bombardero que es actualmente.

Draymond Green, de los Golden State Warriors, lo dijo hace un par de semanas a la perfección. Palabras más, palabras menos, señaló que cuando un prospecto no rinde frutos siempre se culpa al muchacho y el equipo no recibe suficiente responsabilidad. Y tiene razón.

Tal vez Trubisky hubiera prosperado en otro sistema, tal vez Mahomes o Watson habrían fracasado en la organización equivocada. O tal vez Trubisky no es material de NFL, también hay esos casos. Sí, te hablo a ti JaMarcus Russell.

Solo se necesita una buena decisión para cambiarle el rumbo a una franquicia y hoy por hoy, en los picks, me siento como el tipo que seleccionó a Sam Bowie por encima de Michael Jordan.

Pero yo aún tengo tiempo de cambiar mi historia, los Portland Trail Blazers no.

¡Vamos a los pronósticos!

Juego de la semana

Panthers en San Francisco (-5.5): Los Carolina Panthers posiblemente sean el mejor equipo del que nadie habla en esta liga. Su defensiva es balanceada, tienen una navaja suiza en el backfield cuyas iniciales son MVP, un entrenador de respeto que sabe lo que hace, y un quarterback que simplemente toma buenas decisiones. Esa es la fórmula del éxito en esta liga.

Obviamente, una marca de 5-2 no genera mucha fanfarria cuando vas a casa del único equipo invicto de la Conferencia Nacional. Vamos, si algo genera, es desconfianza. Sin embargo, Carolina tiene los elementos para manchar el registro de los San Francisco 49ers. Si no me creen, vean las dos derrotas de los Panthers en esta campaña.

Cayeron en la primera semana en la última jugada ante los Rams pese a cometer tres pérdidas y, con cuatro días de descanso, y sin quarterback, ante los Bucs. De ninguna manera llegarán como víctimas.

De acuerdo, la defensiva de los 49ers ya demostró que es una realidad y debe ser tomada con toda la seriedad posible. Lo mismo puede decirse de su ataque terrestre, el segundo mejor de la liga gracias a la dupla de Matt Breida y Tevin Coleman. Por lo mismo, Carolina sabe que para tener una oportunidad solo tiene dos opciones: Ponerse al frente desde temprano y marcar el ritmo del partido o hacer todo lo posible por frenar la carrera y poner el partido en las inconsistentes manos de Jimmy Garoppolo.

A pesar de un rating de 90.8 puntos, apenas ocho sacks y 68.3% de pases completos, Garoppolo ha sido inconsistente e inseguro, como lo reflejan sus siete pases de touchdown a cambio de seis intercepciones, sin incluir los cinco fumbles. Esos números son un buen presagio para la segunda defensiva que más balones roba en toda la NFL.

Se antoja un tiro parejo, en el que los intangibles podrían jugar un papel fundamental. Existen pocos intangibles de tal magnitud en la NFL en este momento que Kyle Allen. Con los rumores de un posible cambio de Cam Newton cobrando fuerza, Allen (4-0, 7 TDs, 0 intercepciones) sabe que una nueva sólida presentación podría terminar por empujar a Newton a otra franquicia. Panthers 27-24 49ers.

Seguro de la semana

Redskins en Minnesota (-15.5): Kirk Cousins ha sido lo mejor que le ha pasado a los Redskins en muchos años. Tómense un minuto para pensar en lo triste que es eso. Vikings 31-10 Redskins.

Sorpresa de la semana

Buccaneers en Tennessee (-2.5): ¿Te acuerdas cuando eras niño y te hacían elegir entre ir al catecismo o ir a casa de tus tías? Lo mismo sucede con Tannehill contra Winston; no hay respuesta correcta. Bucs 27-24 Titans.

Los TurboPicks

Seahawks (-3.5) en Atlanta: La defensiva de los Falcons es más mala que el regguetón. Seahawks 41-30 Falcons.

Eagles en Buffalo (-1.5): Ni siquiera O.J. Simpson tuvo la defensa que tienen estos Bills que, por cierto, es la mejor defensiva del Este de la AFC. Se tenía que decir y se dijo. Bills 22-18 Eagles.

Chargers en Chicago (-4): Hagan sus apuestas: ¿Quién tiene más posibilidades de ser emboscado en las regaderas por sus compañeros, Mitch Trubisky o Melvin Gordon? Bears 26-20 Chargers.

Giants en Detroit (-6.5): La defensiva de Detroit no es tan buena como se creía, pero el domingo ante Daniel Jones no necesitan serlo. Lions 28-20 Giants.

Broncos en Indianapolis (-5.5): Si los Broncos no hubieran arrojado la toalla el martes con el cambio de Emmanuel Sanders, la hubieran arrojado el lunes después del cariñito de unos Potros que sí relinchan. Colts 27-17 Broncos.

Bengals en L.A. Rams (-13): Seamos breves: Es (mucho) más factible que los Bengals le ganen una discusión a una mujer. Rams 34-17 Bengals.

Cardinals en New Orleans (-10): Ya acabé de escribir mis 30 páginas de “No debo apostar en contra de los Saints aunque esté Bridgewater”. Saints 30-20 Cardinals.

Jets en Jacksonville (-5.5): Si Sam Darnold sigue “viendo fantasmas” sin duda aparecerá en la secuela de “Sexto Sentido”. Jaguars 21-13 Jets.

Browns en New England (-12.5): En cuestión de talento, este sería el primer ataque más o menos respetable al que se enfrenta la “súper” defensiva de los Pats. En cuestión de coaches, es una partida de ajedrez entre el ratón de Susanita y Garri Kaspárov. Patriots 30-14 Browns.

Raiders en Houston (-6.5): Cuando piensen que los Raiders tienen una oportunidad, sólo recuerden que cambiaron a su “mejor” corner una semana antes de enfrentarse a DeAndre Hopkins. Texans 39-27 Raiders.

Packers (-4.5) en Kansas City: La defensiva de los Chiefs es más frágil que la dieta de Andy Reid y Aaron Rodgers viene de visita con un pastel de pases de touchdown. Packers 31-21 Chiefs.

Dolphins en Pittsburgh (-14.5): Estos delfines son tan malos qué si llegaran a encallar, nadie intentaría devolverlos al mar. Steelers 28-13 Dolphins.

Se quedan en casa a inflar a sus quarterbacks: Cowboys (4-3) y Ravens (5-2).

La Apuesta de DeTocho

OVER de 51 en Texans-Raiders

Panthers +5.5

Packers -4.5

Semana 7: 9-5

Carrera de Picks:

Iván: 71-35

DeTocho: 60-46