Competición
  • Champions League

MLB

¿Por qué a George Herman Ruth lo bautizaron como Babe Ruth?

En esta edición de “HistoriAS de un Apodo” te presentamos el origen del sobrenombre con el cual fue conocido mundialmente el ex pelotero de Yankees.

En esta edición de “HistoriAS de un Apodo” te presentamos el origen del sobrenombre con el cual fue conocido mundialmente el ex pelotero de Yankees.

El 6 de febrero de 1985 nació en Baltimore, Maryland George Herman Ruth, mejor conocido como Babe Ruth, uno de los más grandes peloteros en la historia de las Grandes Ligas, polémico pero con un legado invaluable en este deporte.

Ruth descubrió desde su infancia el amor por el béisbol y años más tarde conseguiría jugar de manera profesional, siendo Baltimore Orioles quienes le abrirían las puertas en la Major League Baseball. Sin embargo, Ruth pasó más tarde a formar parte de los Boston Red Sox y con esta franquicia debutaría un 11 de julio de 1914 en Fenway Park a la edad de 17 años; aquel duelo ante los Cleveland Naps fue nombrado pitcher ganador. El resto sería historia.

George Herman se enfundó en la playera de Red Sox durante seis temporadas, sin embargo, un 26 de diciembre de 1919 la historia cambió y Ruth protagonizaría uno de los episodios más polémicos en la historia del baseball. El prodigioso pelotero fue vendido por Harry Frazee a los New York Yankees por 100 mil dólares, aunque se especuló con que el dueño de Boston Red Sox habría recibido una mayor cantidad de dinero.

Este traspaso se conoció como “La Maldición del Bambino”, ya que desde 1919, fecha en que Ruth fue vendido a Yankees, los Boston Red Sox no volvieron a ganar una Serie Mundial hasta el año 2004. En total Babe Ruth ganó siete Series Mundiales, tres con Boston (1915, 1916 y 1918) y cuatro con New York Yankees (1923, 1927, 1928 y 1932).

¿Por qué a George Herman lo apodaban Babe Ruth? 

Durante su estancia con los Baltimore Orioles, el dueño de la franquicia lo cuidaba de una manera especial por su edad, de tal forma que al interior del equipo comenzaron a llamarlo como “Babe” y de esta forma nacería uno de los apodos más emblemáticos en la historia del deporte.