Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Copa Sudamericana

MATÍAS ALMEYDA

Para Almeyda, la MLS y la Liga MX serían más fuertes juntas

Para el entrenador de San José Earthquakes la MLS y la Liga MX podrían estar entre las mejores del mundo, pero sólo sí se unen.

Para el entrenador de San José Earthquakes la MLS y la Liga MX podrían estar entre las mejores del mundo, pero sólo sí se unen.

Matías Almeyda cree que la unión hace la fuerza, por lo que considera que el juntar a la MLS, liga en la que actualmente dirige, y la Liga MX, donde fue entrenador por cinco años, sería lo mejor. En caso de unirse podrían ser una de las mejores del mundo, es decir, 'El Pelado' considera que debería desaparecer la Primera División de USA y México y quedarse con una competencia como la Leagues Cup donde ambas naciones compitan por un título.

El entrenador de San José Earthquakes habló para los micrófonos de Fox Sports, donde comentó como es dirigir en la Major League Soccer, además de la rivalidad que existe entre la liga de USA y la Primera División Mexicana.

“Sería importante por competencia internacional. Aquí vienen muchos jugadores de Europa. Apuestan por jóvenes, más que retirados. La Liga MX con la fuerza que tiene, con su historia, con grandes equipos, se podría hacer un campeonato importante a nivel mundial si ambos nos juntáramos”, expresó el ex entrenador de Chivas.

Su paso en la MLS

‘El Pelado' llegó para la temporada 2019 a Estados Unidos. Después de un mal inicio en con los Quakes, hoy es un equipo fuerte que entró en una racha positiva, misma que lo colocó en quinta posición de la Conferencia Oeste.

Gracias al buen momento en el que se encuentra su equipo, el entrenador se siente seguro en la MLS, además de disfrutar del fútbol dinámico que se practica en la Liga. “Por ahí un fútbol dinámico, donde los equipos están muy parejos entre sí. Hay buenos jugadores, entrenadores y con crecimiento grande. Es una organización seria, uno se siente muy tranquilo aquí”.

Antes de retirarse, el entrenador argentino aseguró que la exigencia es al máximo, ya que existe mucha presión por parte de los aficionados. “Depende de cada uno. Cada partido que preparo y entro al vestidor siento lo mismo que si tuviera gente detrás”.