#NFL100

Mike Singletary, la cara de una defensiva campeona en Chicago

El otrora linebacker de los Bears no era el más dotado físicamente, pero se las arregló para ser un defensivo digno de todos los galardones posibles.

Mike Singletary con los Bears
David Madison Getty Images

Para los estándares de la NFL Mike Singletary no era el prototipo de linebacker. Con apenas 1.83 metros y 103 kilogramos, el egresado de Baylor fue desestimado por todas las organizaciones de la liga antes de ser tomado por los Bears en la segunda ronda del Draft.

"Golpear gente siempre ha sido mi estilo. No soy alto, pero a veces las cosas pequeñas son las más peligrosas. Es como una víbora cuando está enroscada. No sabes cuando atacará y, de repente, te atrapó", declaró Singletary.

Durante 12 años 'Samurai Jack', como era apodado, se encargó de demostrarle a todos que cometieron un error al no seleccionarlo en la primera ronda. En 1985, su quinto año en la NFL, hizo una mancuerna de terror con Richard Dent y un novato William Perry ─todos bajo el mando de Mike Ditka─ que no se detuvo hasta conquistar el Super Bowl frente a los Patriots.

Gran parte del éxito del linebacker fue debido al esquema creado por Buddy Ryan ─llamado 46─, coordinador defensivo de los Bears entre 1978 y 1985, que planteaba jugar con seis hombres en la caja de defensivos, seis en la línea de golpeo y tres defensive backs, lo que permitía que Singletary no pudiera ser retenido por los tackles contrarios.

Su legado en Soldier Field

En 12 temporadas, todas en Chicago, Singletary se consolidó como un defensivo de época. Recibió 10 llamados consecutivos al Tazón de los Profesionales ─entre 1983 y 1992. Además, consiguió ocho designaciones al primer equipo All-Pro ─siete de ellas al hilo.

Fue pieza angular de la obtención del único Super Bowl de los Bears y ese campaña fue nombrado Defensivo del Año, con otra distinción de este tipo en 1988. Recibió el premio Walter Payton en 1990 y terminó su carrera con un total de 1,488 tackles. En 1998 fue llamado al Salón de la Fama.

En 2008 recibió su primera oportunidad como head coach con los 49ers. No obstante, su gesta no fue exitosa pues en tres años tuvo un récord 18-22. Este año fue entrenador en jefe de los Memphis Express, equipo de la extinta AAF.