CIUDADES CON PASIÓN | SAN PEDRO SULA

San Pedro Sula: el corazón del deporte hondureño

San Pedro Sula: el corazón del deporte hondureño

La segunda zona metropolitana del país es sede desde hace más de 20 años de los partidos oficiales de la Selección Hondureña.
USA: Album Panini Rusia 2018

Estados Unidos

Descrita como una de las ciudades más peligrosas del mundo, San Pedro Sula también es un hervidero de pasión.

Eso sí, sus índices han mejorado considerablemente en los últimos años. El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Pena, ONG mexicana, la situó en 2015 como la urbe con más asesinatos por cada 100,000 habitantes.

Sin embargo, en el último estudio, publicado a inicios del presente año, la ciudad cayó hasta el sitio 26 (pasó de 211 a 51 ejecuciones por cada 100,000 habitantes).

Los miedos de la Selección Australiana y del entorno mediático del país oceánico para disputar el partido de repechaje mundialista en San Pedro Sula el pasado mes de noviembre contrastaban con la importancia de la metrópolis como el corazón del fútbol catracho. San Pedro Sula es pasión, es épica, es movimiento, vibración.

En San Pedro Sula conviven dos aficiones, Real España y Marathon, y tres estadios: Estadio General Francisco Morazán, Estadio Yankel Rosenthal y Estadio Olímpico Metropolitano.

España y Marathon, dos grandes de fútbol hondureño, son el tercer y el cuarto lugar en campeonatos conseguidos, solo detrás de los capitalinos Motagua y Olimpia.

Real España disputa sus encuentros en el Francisco Morazán, con capacidad para 18,000 aficionados, exhogar de la Selección Hondureña y que sufrió una quema en 1973.

El Yankel Rosenthal, mucho más pequeño (7,500 aficionados), alberga al Maratón y, a pesar de no tener gradas en sus cuatro lados, se llena de color gracias a la 'Furia Verde'. Un pedazo de la grandeza del balompié hondureño está en San Pedro Sula.

El Olímpico Metropolitano es el hogar oficial de la Selección Hondureña desde el año de su inauguración: 1997.

'La H' utiliza el ruido ensordedecor, el hervidero de pasión, las trompetas y el sofoco tropical para intimidar a sus rivales; los partidos en San Pedro Sula son húmedos, dramáticos, tensos. Y ha resultado.

Ahí, Honduras ha fraguado dos clasificaciones a Copas del Mundo: Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Con el pasar de los años, el público y el nivel del equipo han convertido al Olímpico en uno de los bastiones más hostiles para los rivales de la zona: territorios infranqueables para México y Estados Unidos, en específico.

En el caso del Tri, un calvario. Entre 1993 y 2015, los 'aztecas' no vivieron más que derrotas y un empate ante la presión del Olímpico.

No solo de fútbol ha vivido San Pedro Sula. La ciudad fue sede de los Juegos Deportivos Centroamericanos (diferentes de los Juegos Centroamericanos y del Caribe) en 1997, declarados por el entonces presidente de la nación Carlos Roberto Reina.

El principal estadio de aquella cita fue el recién inaugurado Olímpico. Las competencias se realizaron en diciembre y no septiembre, como estaban agendadas originalmente, debido a que las obras de construcción del nuevo recinto se retrasaron.

Otras sedes, además de los estadios ya mencionados, fueron el Gimnasio Municipal, el Cafetorium EIS (Escuela Internacional Sampedrana), e instalaciones de la Universidad de San Pedro Sula.

Sampedranos también son varios jugados históricos de 'La Bicolor': Gilberto Yearwood, jugador insignia del equipo que clasificó y disputó la primera Copa del Mundo en la historia del país, España '82, es uno de los más célebres.

David Suazo, exjugador del Inter de Milán y el futbolista catracho más reconocido de la historia, también nació el Valle de Sula; un hijo pródigo de la ciudad, al igual que el histórico Carlo Costly, mundialista en 2014, y los actuales convocados Allans Vargas y Mario Roberto Martínez.

0 Comentarios

Normas Mostrar