Ricky, 29 puntos y 7ª victoria seguida de Utah: "Queremos más"

MEMPHIS GRIZZLIES 88-UTAH JAZZ 92

Ricky, 29 puntos y 7ª victoria seguida de Utah: "Queremos más"

Ricky Rubio ante Marc Gasol durante el partido entre los Memphis Grizzlies y los Utah Jazz.

KAREN PULFER FOCHT

EFE

El base fue el máximo anotador del partido ante los Grizzlies de Marc Gasol (20). Sus Jazz tienen la mejor racha abierta en estos instantes en la NBA.

Madrid

Ricky Rubio ha decidido no bajar el ritmo. El base español continúa en quinta y esta madrugada fue el máximo anotador en la victoria de los Utah Jazz en Memphis frente a unos Grizzlies (88-92) que sumaron su quinta derrota consecutiva, la peor racha activa en estos momentos en la Conferencia Oeste. Solo los Suns les pisan los talones con cuatro. En el lado contrario, la franquicia de Salt Lake City que parece haber encontrado el punto a la temporada: encadena siete triunfos consecutivos (seis de ellos fuera de casa), la mejor racha abierta en toda la NBA. "Queremos más", comentó Ricky tras acabar el duelo (ESPN).

Desde el pasado 24 de enero no cae. Ha fulminado a cuatro equipos en puesto de playoffs: Toronto Raptors, Golden State Warriors, San Antonio Spurs y New Orleans Pelicans. Una gran hoja de servicios que ha llegado tras el acomodo de Rudy Gobert después de más de un mes de baja por un esguince en la rodilla y la explosión del Rubio. La presencia de ambos en cancha se hace indispensable para Quin Snyder (300 partidos ya en la NBA): el español sabe cómo nutrir al francés y el francés sabe cómo generar espacios al español. Tanto monta, monta tanto, dice la expresión.

El base de El Masnou acabó con 29 puntos (8 de 16 en tiros de campo y 2 de 4 desde el perímetro), 8 rebotes y 3 asistencias y robos. Su producción en esta racha triunfal de los Jazz no tiene mácula: 20,7 tantos+5,9 capturas+7,7 pases de canasta+1,2 robos. También está en un 53,8% en el lanzamiento (54,2% en triples) y 84,2% desde la personal. Si su temporada se circunscribiera simplemente a estos encuentros, sería su mejor media anotadora y reboteadora de siempre. Además, estaría en sus máximos en el lanzamiento total y exterior. Casi nada para un jugador que ya llevaba 16 puntos al descanso en un partido trabado y poco bonito, en el que los Grizzlies nunca estuvieron por encima. La diferencia entre uno y otro es demasiado grande.

El partido de Ricky Rubio

Aunque no se notó tanto en el marcador. Los de Tennessee siempre estuvieron ahí. No permitieron que los Jazz se fueran más allá de los diez puntos de diferencia hasta el minuto 40 (80-69). Pero las sensaciones eran otra cosa. Utah controlaba a pesar de que los pobres porcentajes en el tiro (los dos equipos se quedaron en el 42%) y las pérdidas (16 y 20). El mando de Ricky hacía daño. Los espacios de Gobert (8 puntos y 12 rebotes) le permitían múltiples variantes en el ataque y la hiperactividad de Donovan Mitchell (9 tantos) no fue tan necesaria. En defensa, el único problema que se encontró fue sobrepasar los bloqueos en la cima de la zona de Marc Gasol. El center de los Grizzlies llegó hasta los 20 tantos, tres menos que Harrison. Demasiada poca munición para enfrentarse al mundo. "Lo más importante para nosotros es que continuemos luchando, pase lo que pase", dijo el entrenador interino JB Bickerstaff, que acabó expulsado por dos técnicas.

0 Comentarios

Normas Mostrar