El show de Travis Kelce decide un maravilloso Chiefs - Eagles

Kansas City Chiefs

El show de Travis Kelce decide un maravilloso Chiefs - Eagles

El show de Travis Kelce decide un maravilloso Chiefs - Eagles

Peter Aiken

AFP

El tight end usó todas sus habilidades en un último cuarto memorable que decantó lo que estaba siendo una batalla maravillosa entre Kansas City y Philadelphia.

¿Eres de los que llevas tiempo diciendo que Travis Kelce es el segundo mejor tight end de la liga y, realmente, el único que compite en la misma división que Rob Gronkowski (New England Patriots)? Es más ¿Has defendido que es el heredero natural de Gronko como el más desequilibrante y completo de los jugadores de esta posición en esta era? Pues felicidades, porque parece que tenías toda la razón.

Travis Kelce decidió uno de los mejores partidos de este aún jovencísimo inicio de temporada NFL 2017. Los Kansas City Chiefs y los Philadelphia Eagles estaban librando una batalla de poderoso football. Duro y de trincheras. Con jugadores de habilidad peleando contra viento y marea por sacar algún jugo de sus escasas opciones. La mayor parte de las veces no lo conseguían, y las líneas defensivas se comían cada yarda. Pero eso hacía que, cada vez que alguno conseguía algo positivo, la sensación de heroicidad añadiese excitación al partido.

A veces fue Carson Wentz, quarterback de los Eagles, demostrando que tiene toda la madera que hace falta para ser un grande de esta liga. Este chico tiene lo que hay que tener, en todos los sentidos, y su forma de batallar con la imponente defensa que tenía delante lo ha vuelto a demostrar.

A veces fueron Kareem Hunt. Tyreek Hill o Alex Smith, corredor, receptor y QB de los Chiefs, con momentos de brillantez ante lo que, sin duda, fue lo mejor del partido: la línea defensiva de los Philadelphia Eagles, que les hizo deslomarse por cada una de las pulgadas que consiguieron.

Y, por último, el más grande de todos, que fue el que decantó el partido, y fue el citado Travis Kelce. Hubo un par de jugadas en el último cuarto en el que pareció querer acabar él sólo con toda la ciudad de Philadelphia. Algunos de los mejores bloqueos, de los más brutales, de aquellos que hicieron que llegaran los primeros downs, fueron de él. Y no evadió jamás ni la pelea ni el avance a toda costa.

Para rematar la faena convirtió el mejor touchdown del partido y serio candidato a mejor de la jornada. Saltó a más de cinco yardas de la end zone, y se topó con cuatro defensores de los Eagles. En un movimiento de extrema plasticidad footballera todos cayeron juntos tras lo que parecieron varias eternidades en el aire, porfiando, batallando. Una puñetera hermosura.

Travis Kelce acabó con 103 yardas en 8 recepciones, un touchdown memorable y ya guardado para los mejores instantes del año, y la sensación de que estamos ante un jugador único capaz de elevar a los Kansas City Chiefs, que se ponen 2-0 de récord, por encima de su tantas veces comentado techo de cristal. Como se lo digamos a Kelce, lo destroza a cabezazos.

0 Comentarios

Normas Mostrar