Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Copa Sudamericana

BARCELONA

Neymar llegó mudo y alarga el culebrón del fichaje por el PSG

Neymar llegó mudo y alarga el culebrón del fichaje por el PSG

Tras una mañana de bromas y engaños sobre su viaje desde China, el crack brasileño regresó y volvió a jugar al despiste con los medios. Este miércoles debe entrenarse.
7 cosas que no conocías de Coutinho, figura del Barcelona

Neymar aterrizó en Barcelona a las 20.55 horas procedente de Dubai tras un día larguísimo y lleno de equívocos que había provocado el propio interesado con una serie de mensajes en su cuenta de instagram en la que abonó todo tipo de conjeturas respecto a su destino final.

Neymar anunció que se iba a Brasil, que iba a París entre risas y partidas de parchís con sus compadres. Al final, todo se quedó en nada. Neymar se subió al vuelo de Emirates de Dubai a Barcelona número 187 y llegó al aeropuerto catalán donde se hizo fotos con toda normalidad con los viajeros que coincidieron con él en la zona de recogida de maletas hasta que un operario del aeropuerto le sacó por una puerta lateral para evitar la guardia de medio centenar de periodistas que le esperaban fuera de la zona restringida. Únicamente TV3 pudo filmarle al tener acceso a la zona del aeropuerto donde se recogen los equipajes.

Así pues, este miércoles se espera que Neymar se presente a la sesión preparatoria del equipo a las 9,30 de la mañana en Sant Joan Despí con toda normalidad, tal y como espera Valverde.

Bajo este manto de aparente normalidad, en el Barcelona se sigue esperando el desenlace del serial con el anuncio del PSG, que antes o después pagará la cláusula del jugador, ya sea negociando o en LaLiga.

Mientras tanto, sigue la confusión. Nasser Al-Khelaifi ayudó a aumentar el caos después de que se conocieran unas declaraciones del propietario del conjunto parisino en las que afirmaba que “Neymar es jugador del Barcelona y nosotros respetamos los contratos”. Unas palabras del pasado viernes que no vieron la luz hasta ayer y que denotan una clara intención de negociar con un Barcelona que se ha puesto duro. Quizás demasiado tarde.